Noticas en Español

Desde el Vaticano, la CGT pone en duda su aval a la reforma laboral

El dirigente, que al igual que sus cerca de 25 compañeros presentes saludará mañana al Papa, defendió las negociaciones realizadas con el Gobierno, gracias a las cuales "no se perdió ningún derecho". Y para hablar, también, con Pablo Moyano , sindicalista que manifestó su desacuerdo con la reforma laboral y que no apareció en el primer día del Encuentro Vaticano, pese a estar inscripto en el evento. Vamos a hablar con él y definir todos los matices que tengamos que replantear, o no. Primero vamos a reunirnos la CGT y después vamos a concurrir a la comisión de trabajo del Congreso, donde vamos a aclarar que participamos de la discusión del proyecto laboral, pero que no participamos de la discusión del proyecto previsional", dijo Daer. "Estamos convencidos de que hicimos lo que teníamos que hacer. "Nosotros hemos extirpado del proyecto oficial el núcleo oficial de la ley de contrato de trabajo, por lo tanto no hay pérdida de derechos de los trabajadores", afirmó, al aclarar, por otro lado, que "el tema de la reforma previsional no tiene el aval de la CGT porque nunca fue tratado por la CGT". En la pausa café, en el atrio del aula Pablo VI, también se oyeron voces de los compañeros disidentes, que convocaron a una movilización para el 6 de diciembre en contra de la reforma laboral. Godoy fustigó asimismo la "actitud de un grupo de dirigentes que se arroga la representación de toda la clase trabajadora, para discutir con el Gobierno, haciéndole el juego a un Gobierno que evidentemente está en contra de los derechos de los trabajadores". Es decir, los congresos legislan en beneficio de los trabajadores, pero puede un grupo de trabajadores a través de su junta de delegados, negociar con su empleador condiciones menores". El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el sindicalista británico Guy Ryder, que la semana pasada estuvo en Buenos Aires para un encuentro sobre trabajo infantil, en tanto, destacó en la platea la presencia de "mis amigos argentinos", sin dudas la delegación más numerosa.

El dirigente, que al igual que sus cerca de 25 compañeros presentes saludará mañana al Papa, defendió las negociaciones realizadas con el Gobierno, gracias a las cuales “no se perdió ningún derecho”.
Y para hablar, también, con Pablo Moyano , sindicalista que manifestó su desacuerdo con la reforma laboral y que no apareció en el primer día del Encuentro Vaticano, pese a estar inscripto en el evento.
Vamos a hablar con él y definir todos los matices que tengamos que replantear, o no.
Primero vamos a reunirnos la CGT y después vamos a concurrir a la comisión de trabajo del Congreso, donde vamos a aclarar que participamos de la discusión del proyecto laboral, pero que no participamos de la discusión del proyecto previsional”, dijo Daer. “Estamos convencidos de que hicimos lo que teníamos que hacer. “Nosotros hemos extirpado del proyecto oficial el núcleo oficial de la ley de contrato de trabajo, por lo tanto no hay pérdida de derechos de los trabajadores”, afirmó, al aclarar, por otro lado, que “el tema de la reforma previsional no tiene el aval de la CGT porque nunca fue tratado por la CGT”.
En la pausa café, en el atrio del aula Pablo VI, también se oyeron voces de los compañeros disidentes, que convocaron a una movilización para el 6 de diciembre en contra de la reforma laboral.
Godoy fustigó asimismo la “actitud de un grupo de dirigentes que se arroga la representación de toda la clase trabajadora, para discutir con el Gobierno, haciéndole el juego a un Gobierno que evidentemente está en contra de los derechos de los trabajadores”.
Es decir, los congresos legislan en beneficio de los trabajadores, pero puede un grupo de trabajadores a través de su junta de delegados, negociar con su empleador condiciones menores”.
El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el sindicalista británico Guy Ryder, que la semana pasada estuvo en Buenos Aires para un encuentro sobre trabajo infantil, en tanto, destacó en la platea la presencia de “mis amigos argentinos”, sin dudas la delegación más numerosa.