Uncategorized

El lado B de la Cumbre del G-20: interrogantes e inquietudes para Mauricio Macri

Preocupan la estrategia oficial de polarizar con Cristina Kirchner y los potenciales escenarios electorales de 2019, que dejarían un país difícil de conducir. Las “multis” van a esperar hasta las elecciones, antes de tomar cualquier decisión estratégica y económica fuerte sobre la Argentina. Los hombres de negocios internacionales que llegaron a Buenos Aires se lo hicieron saber a la Casa Rosada. Esta es la conclusión central que surgió durante el hermético encuentro del Council of the Américas. Estaban los jerarcas del petróleo local y los CEO que llegaron con el G20. Dujovne tuvo un encuentro privado con los burócratas del FMI. Fue clave para que el FMI redoblara el apoyo a la Argentina y actuara como un salvavidas en medio de la crisis que generó la propia Casa Rosada. La actual política internacional es uno de los pocos logros contundentes del Presidente. También existe en el empresariado local inquietud por la causa de corrupción de los cuadernos. Por eso en Techint se vive como una paradoja lo ocurrido: que lo acusen de sobornar a funcionarios “cristinistas”, cuando era público que estaba totalmente enfrentando con Cristina.

Preocupan la estrategia oficial de polarizar con Cristina Kirchner y los potenciales escenarios electorales de 2019, que dejarían un país difícil de conducir.

El lado B de la Cumbre del G-20: interrogantes e inquietudes para Mauricio Macri

Las “multis” van a esperar hasta las elecciones, antes de tomar cualquier decisión estratégica y económica fuerte sobre la Argentina. Los hombres de negocios internacionales que llegaron a Buenos Aires se lo hicieron saber a la Casa Rosada.

La decisión tiene amplio consenso: nadie va a arriesgar dinero hasta que se aclare el panorama electoral del 2019. También Wall Street avisó: están resueltos a congelar las inversiones en bonos argentinos si crece el riesgo político. Esta es la conclusión central que surgió durante el hermético encuentro del Council of the Américas. Ocurrió el miércoles y sólo trascendió el discurso de Nicolás Dujovne.

Estaban los jerarcas del petróleo local y los CEO que llegaron con el G20. Lo más jugoso se vivió en la trastienda y las conversaciones informales conducidas por Susan Segal. El ministro de Hacienda reaccionó rápido frente al apático clima: “Tenemos un apoyo social continuo”. La entusiasta afirmación contradice lo que cuentan las últimas encuestas: un retroceso de la Casa Rosada.

Marcos Peña reforzó la idea: “Nosotros pensamos que va a continuar el proceso de cambio”. Y después, se las rebuscó para insistir en las virtudes de la crisis: “El futuro será bueno porque estamos tomando medidas correctas”. Las “multis” conocen al detalle los números electorales. También ocurre con los principales hombres de negocios locales. Estaban sólo Miguel Gutiérrez, Alejandro Bulgheroni, Eduardo Elsztain y Mariano Bosch.

A todos les inquieta la estrategia oficial de polarizar con Cristina: esto le abriría una posibilidad de volver a la ex presidenta y, con ella, a su populismo antiempresa .

Pero también les preocupan los potenciales escenarios electorales que propicia la polarización: un triunfo de Macri por escaso margen, dejaría un país difícil de conducir en el 2020.

Joaquín Levy, director general del World Bank Group, preguntó con preocupación: “¿Es verdad que las encuestas dan arriba a Cristina?”.

Dujovne tuvo un encuentro privado con los burócratas del FMI. Alejandro Werner y Roberto Cardarelli…