Argentina

El perfil del confeso homicida de “Conchy” Arregui

Roberto Audano brindó más detalles de cómo mató a su esposa chilena y lo llevaron hasta el lugar donde se deshizo del cadáver. La familia de este hombre de 70 años detenido la semana pasada tras confesar que mató a su pareja, la chilena Concepción Arregui, está destrozada y prefiere no tener contacto con él. En las últimas horas, el imputado por homicidio agravado por el vínculo fue trasladado hasta la zona del dique Potrerillos y marcó el sector donde arrojó el cadáver de la mujer de 59 años, el 5 de febrero. Señaló que le dio varios balazos –no expresó la cantidad– en un camping de la zona del dique Cipolleti y que había planificado cómo deshacerse del cadáver a través de lo que sabía de su contacto con la naturaleza. Audano conocía en detalle los espejos de agua de la provincia y también del país. El móvil del asesinato es lo que más intriga por estos días a los pesquisas. Audano no dio pistas en su declaración espontánea sobre los motivos que lo llevaron a matar a la mujer pero existe una hipótesis fuerte para sostener que se trata de un tema económico: el septuagenario tenía graves problemas de dinero. Si bien tenía casas en Capital y Godoy Cruz, hace más de una década, mientras estaba soltero porque había enviudado de la madre de sus hijos, tenía domicilio sobre calle Ejército de los Andes, en Guaymallén. La familia de la mujer, que tenía contacto diario con ella a través de un grupo de WhatsApp, comenzó a preocuparse porque, al parecer, iba a dirigirse a Chile. El objetivo es dar con el cuerpo y realizar una necropsia.

Roberto Audano brindó más detalles de cómo mató a su esposa chilena y lo llevaron hasta el lugar donde se deshizo del cadáver.
La familia de este hombre de 70 años detenido la semana pasada tras confesar que mató a su pareja, la chilena Concepción Arregui, está destrozada y prefiere no tener contacto con él.
En las últimas horas, el imputado por homicidio agravado por el vínculo fue trasladado hasta la zona del dique Potrerillos y marcó el sector donde arrojó el cadáver de la mujer de 59 años, el 5 de febrero.
Señaló que le dio varios balazos –no expresó la cantidad– en un camping de la zona del dique Cipolleti y que había planificado cómo deshacerse del cadáver a través de lo que sabía de su contacto con la naturaleza.
Audano conocía en detalle los espejos de agua de la provincia y también del país.
El móvil del asesinato es lo que más intriga por estos días a los pesquisas.
Audano no dio pistas en su declaración espontánea sobre los motivos que lo llevaron a matar a la mujer pero existe una hipótesis fuerte para sostener que se trata de un tema económico: el septuagenario tenía graves problemas de dinero.
Si bien tenía casas en Capital y Godoy Cruz, hace más de una década, mientras estaba soltero porque había enviudado de la madre de sus hijos, tenía domicilio sobre calle Ejército de los Andes, en Guaymallén.
La familia de la mujer, que tenía contacto diario con ella a través de un grupo de WhatsApp, comenzó a preocuparse porque, al parecer, iba a dirigirse a Chile.
El objetivo es dar con el cuerpo y realizar una necropsia.