Noticas en Español

Envían tropas militares a la frontera norte para colaborar en el combate al narcotráfico

El presidente Mauricio Macri ordenó el envío de tropas militares a la frontera norte para acompañar con tareas logísticas el combate al narcotráfico. La iniciativa apunta a avanzar en la organización y el despliegue de las Fuerzas Armadas para brindar colaboración y apoyo a las fuerzas de seguridad. La decisión fue transmitida a los ministros de Defensa, Oscar Aguad , y de Seguridad, Patricia Bullrich , en una reunión en la que también participaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Bari del Valle Sosa. El envío de tropas comprenderá en esta primera etapa a 1000 efectivos del Ejército y llegará a 4000 en el resto del año, en momentos en que el Gobierno trabaja en un plan de reestructuración de las Fuerzas Armadas, que incluiría la reubicación geográfica de bases y unidades militares y la participación de efectivos militares ante eventuales agresiones externas. Hace dos semanas, el jefe del Ejército, general de brigada Claudio Pasqualini, había relativizado la posibilidad de que las Fuerzas Armadas participen en operaciones de seguridad interior. "Los militares no podemos, por cuestiones normativas y de reglamentación, ocuparnos de seguridad interior", declaró en ese momento el jefe militar, luego de compartir con el Presidente el acto central por el Día del Ejército. "Para mandar tropas a las fronteras no se necesita modificar ninguna disposición", aclaró una fuente gubernamental, ante la posibilidad de que el presidente Macri avance en la modificación del decreto reglamentario de la ley de defensa nacional, que limitó el empleo de las Fuerzas Armadas únicamente para prevenir "agresiones de origen externo perpetradas por fuerzas armadas pertenecientes a otros Estados". "La idea es fortalecer la presencia del Estado y disuadir la entrada ilegal", explicó una fuente oficial. En la reunión con el Presidente, además de los citados, estuvieron el director nacional de Gendarmería, comandante general Gerardo Otero; el secretario de Asuntos Estratégicos de la Cancillería , Fulvio Pompeo; el secretario de Seguridad Eugenio Burzaco, y el coordinador general del Ministerio de Seguridad, Gerardo Milman. En un principio el envío comprende a efectivos del Ejército y en etapas posteriores se sumarán personal de la Fuerza Aérea, según pudo saber LA NACION.

El presidente Mauricio Macri ordenó el envío de tropas militares a la frontera norte para acompañar con tareas logísticas el combate al narcotráfico.
La iniciativa apunta a avanzar en la organización y el despliegue de las Fuerzas Armadas para brindar colaboración y apoyo a las fuerzas de seguridad.
La decisión fue transmitida a los ministros de Defensa, Oscar Aguad , y de Seguridad, Patricia Bullrich , en una reunión en la que también participaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Bari del Valle Sosa.
El envío de tropas comprenderá en esta primera etapa a 1000 efectivos del Ejército y llegará a 4000 en el resto del año, en momentos en que el Gobierno trabaja en un plan de reestructuración de las Fuerzas Armadas, que incluiría la reubicación geográfica de bases y unidades militares y la participación de efectivos militares ante eventuales agresiones externas.
Hace dos semanas, el jefe del Ejército, general de brigada Claudio Pasqualini, había relativizado la posibilidad de que las Fuerzas Armadas participen en operaciones de seguridad interior. “Los militares no podemos, por cuestiones normativas y de reglamentación, ocuparnos de seguridad interior”, declaró en ese momento el jefe militar, luego de compartir con el Presidente el acto central por el Día del Ejército. “Para mandar tropas a las fronteras no se necesita modificar ninguna disposición”, aclaró una fuente gubernamental, ante la posibilidad de que el presidente Macri avance en la modificación del decreto reglamentario de la ley de defensa nacional, que limitó el empleo de las Fuerzas Armadas únicamente para prevenir “agresiones de origen externo perpetradas por fuerzas armadas pertenecientes a otros Estados”. “La idea es fortalecer la presencia del Estado y disuadir la entrada ilegal”, explicó una fuente oficial.
En la reunión con el Presidente, además de los citados, estuvieron el director nacional de Gendarmería, comandante general Gerardo Otero; el secretario de Asuntos Estratégicos de la Cancillería , Fulvio Pompeo; el secretario de Seguridad Eugenio Burzaco, y el coordinador general del Ministerio de Seguridad, Gerardo Milman.
En un principio el envío comprende a efectivos del Ejército y en etapas posteriores se sumarán personal de la Fuerza Aérea, según pudo saber LA NACION.