Noticas en Español

Es hijo de desaparecidos y pide que no liberen a su apropiador: “Dijo que me iba matar”

El agente civil de la Fuerza Aérea Francisco Gómez fue condenado en 2016 a 12 años de prisión por la apropiación ilegal del hijo de una pareja de desaparecidos, tras la última dictadura militar. —Mirá el lío en que me metiste por ir con esas viejas! — G. Pérez Roisinblit ✌ (@Guillogo_) March 10, 2018 Guillermo se enteró en el año 2000 que Francisco Gómez y su esposa Dora, no eran sus verdaderos padres. El análisis de ADN confirmaría poco después las sospechas de lo que en ese momento, con las primeras reacciones de su apropiador al enterarse de lo que había pasado, ya empezaba a confirmar. Hace cinco que el agente civil de la Fuerza Aérea está encerrado, tiene siete años más por delante, pero acaba de presentar ante la Justicia un pedido para que le sea otorgado el beneficio de la prisión domiciliaria. No falta nada en mis recuerdos: amenazas, golpes, sangre, ventanas rotas, puntos de sutura, muebles rayados a punta de cuchilla, escopeta, balas, un secuestro (secuestro al cuadrado) cuando me sacó de casa por tres días para "enseñarle" quien manda a Dora y el miedo. También compartió cómo tras conocerse la verdad, su apropiador lo había amenazado de muerte: "Algún día voy a salir, y ese día les voy a poner una bala en la frente a vos, a tu hermana y a tus abuelas". Ese día también estaba borracho. En una de las tantas reuniones de agasajo que sus carceleros le oficiaban, tuve que soportar el asombro de unos militares ante mi parecido con mi papá y lo admirados que estaban ante el aguante a las torturas que soportaba. pic.twitter.com/33th7xfxzx — G. Pérez Roisinblit ✌ (@Guillogo_) March 10, 2018 Tras publicar su historia, contada en primera persona, no fueron pocos los que salieron a expresar su apoyo a Guillermo.

El agente civil de la Fuerza Aérea Francisco Gómez fue condenado en 2016 a 12 años de prisión por la apropiación ilegal del hijo de una pareja de desaparecidos, tras la última dictadura militar.
—Mirá el lío en que me metiste por ir con esas viejas!
— G. Pérez Roisinblit ✌ (@Guillogo_) March 10, 2018 Guillermo se enteró en el año 2000 que Francisco Gómez y su esposa Dora, no eran sus verdaderos padres.
El análisis de ADN confirmaría poco después las sospechas de lo que en ese momento, con las primeras reacciones de su apropiador al enterarse de lo que había pasado, ya empezaba a confirmar.
Hace cinco que el agente civil de la Fuerza Aérea está encerrado, tiene siete años más por delante, pero acaba de presentar ante la Justicia un pedido para que le sea otorgado el beneficio de la prisión domiciliaria.
No falta nada en mis recuerdos: amenazas, golpes, sangre, ventanas rotas, puntos de sutura, muebles rayados a punta de cuchilla, escopeta, balas, un secuestro (secuestro al cuadrado) cuando me sacó de casa por tres días para “enseñarle” quien manda a Dora y el miedo.
También compartió cómo tras conocerse la verdad, su apropiador lo había amenazado de muerte: “Algún día voy a salir, y ese día les voy a poner una bala en la frente a vos, a tu hermana y a tus abuelas”.
Ese día también estaba borracho.
En una de las tantas reuniones de agasajo que sus carceleros le oficiaban, tuve que soportar el asombro de unos militares ante mi parecido con mi papá y lo admirados que estaban ante el aguante a las torturas que soportaba.
pic.twitter.com/33th7xfxzx — G. Pérez Roisinblit ✌ (@Guillogo_) March 10, 2018 Tras publicar su historia, contada en primera persona, no fueron pocos los que salieron a expresar su apoyo a Guillermo.