Noticas en Español

“Jamás vi que a una persona se le escapen dos tiros”, dijo un perito y complicó a Nahir Galarza

Javier Azcué es técnico en balística de la Policía de Entre Ríos desde hace muchos años y realiza unas 200 pericias anuales por diferentes circunstancias. -En mis años de experiencia jamás vi o me enteré de que a una persona se le escaparan dos tiros de manera involuntaria. El turno fue para los peritos que analizaron el cuerpo de la víctima, el movimiento de las balas y la cronología de los hechos. Todos lo hicieron a favor de la querella y en contra de la joven estudiante de abogacía, que decidió no presentarse luego de que el lunes amenazara con suicidarse si se mostraba un video íntimo de ella con Fernando. Las primeras en pasar fueron Mariela Sánchez y María Taleb, ambas bioquímicas que determinaron el grado de alcohol y drogas en orina y sangre en el cuerpo de Fernando. Las dos, cada una en su momento, afirmaron que el joven no tenía ninguna de las sustancias y coincidieron en el diagnóstico: “Resultado negativo”. Las malas noticias continuaron para Galarza cuando llamaron al estrado a Azcué, el hombre que fue citado para que contara cómo funciona el arma que ocasionó el crimen y para que explique cuál es la reacción de una persona cuando se le escapa un disparo, tal como Nahir afirma en su segunda declaración (“veníamos en la moto, yo me quedo sin querer con el arma que él llevaba y le disparo. Lo primero que dijo el especialista es que el revolver 9 milímetros estaba listo para usarse, por lo que alguien tuvo que haber hecho el movimiento para dejar el arma preparada para disparar. “La persona que efectuó el disparo tuvo que bajar del rodado, caminar y ubicarse justo frente al cuerpo. En ese momento la persona suelta el arma, se le cae, se asusta.

Javier Azcué es técnico en balística de la Policía de Entre Ríos desde hace muchos años y realiza unas 200 pericias anuales por diferentes circunstancias.
-En mis años de experiencia jamás vi o me enteré de que a una persona se le escaparan dos tiros de manera involuntaria.
El turno fue para los peritos que analizaron el cuerpo de la víctima, el movimiento de las balas y la cronología de los hechos.
Todos lo hicieron a favor de la querella y en contra de la joven estudiante de abogacía, que decidió no presentarse luego de que el lunes amenazara con suicidarse si se mostraba un video íntimo de ella con Fernando.
Las primeras en pasar fueron Mariela Sánchez y María Taleb, ambas bioquímicas que determinaron el grado de alcohol y drogas en orina y sangre en el cuerpo de Fernando.
Las dos, cada una en su momento, afirmaron que el joven no tenía ninguna de las sustancias y coincidieron en el diagnóstico: “Resultado negativo”.
Las malas noticias continuaron para Galarza cuando llamaron al estrado a Azcué, el hombre que fue citado para que contara cómo funciona el arma que ocasionó el crimen y para que explique cuál es la reacción de una persona cuando se le escapa un disparo, tal como Nahir afirma en su segunda declaración (“veníamos en la moto, yo me quedo sin querer con el arma que él llevaba y le disparo.
Lo primero que dijo el especialista es que el revolver 9 milímetros estaba listo para usarse, por lo que alguien tuvo que haber hecho el movimiento para dejar el arma preparada para disparar.
“La persona que efectuó el disparo tuvo que bajar del rodado, caminar y ubicarse justo frente al cuerpo.
En ese momento la persona suelta el arma, se le cae, se asusta.