Uncategorized

La jugada que ganó Edwin Besaile

La Corte Suprema ordenó que la Gobernación de Córdoba sea reconocida como víctima del desfalco de Alejandro Lyons. La Fiscalía se opone, pues Lyons está declarando contra el actual gobernador de ese departamento, Edwin Besaile, y de su hermano Musa Besaile. Los acuerdos a los que llegó el exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons Muskus con la Fiscalía desde un inicio desataron una ola de críticas. La Corte ordenó al Tribunal Superior de Bogotá reconocer a la Gobernación de Córdoba como víctima en el proceso, pues habría resultado afectada por la pérdida de las regalías que desfalcó Lyons. Un hecho al que se opuso la Fiscalía por una sola razón: en el acuerdo de colaboración pactado con Lyons para desentrañar la corrupción en Córdoba, quien encabeza la lista de señalados es, precisamente, el actual gobernador de ese departamento, Edwin Besaile, y su hermano, el senador Musa Besaile, quien se encuentra preso e investigado por haberle dado $2.000 millones al llamado cartel de la toga. “El exgobernador Alejandro Lyons, desde Miami, ha declarado que en el entramado de corrupción participó el senador Musa Besaile, y a su vez involucra a su hermano, el gobernador Edwin Besaile. Pero la decisión de la Corte Suprema de Justicia le daría acceso privilegiado al gobernador de Córdoba a un expediente en el cual está involucrado. En ese contexto, Lyons declaró que le entregó $600 millones a Musa Besaile en dos tulas en febrero de 2015, que habría tenido como destino al exfiscal Anticorrupción Luis Gustavo Moreno, encargado supuestamente de evitar la captura de Musa Besaile por parapolítica. Es decir, que una cosa es la Gobernación de Córdoba y otra Edwin Besaile como gobernador. “La Corte deja sin efecto el principio de oportunidad del exgobernador Alejandro Lyons.

La Corte Suprema ordenó que la Gobernación de Córdoba sea reconocida como víctima del desfalco de Alejandro Lyons. La Fiscalía se opone, pues Lyons está declarando contra el actual gobernador de ese departamento, Edwin Besaile, y de su hermano Musa Besaile.

Alejandro Lyons fue gobernador entre 2012 y 2015. Lo sucedió Edwin Besaile. / Archivo

Los acuerdos a los que llegó el exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons Muskus con la Fiscalía desde un inicio desataron una ola de críticas. El exgobernador firmó un principio de oportunidad por los delitos de celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación: se suspenden las investigaciones en su contra y, a cambio, Lyons pagaría cinco años de cárcel y devolvería $4.000 millones de los $8.950 que —dice la Fiscalía— se robó en el desfalco de Córdoba mientras fue su mandatario. También se comprometió a declarar y entregar pruebas contra el exfiscal Anticorrupción Luis Gustavo Moreno y detalles de la corrupción en Córdoba y del cartel de la toga. (Le puede interesar: Los secretos del pacto de Alejandro Lyons con la justicia).

En una decisión publicada este miércoles, sin embargo, la Corte Suprema de Justicia se atravesó en esos pactos y anuló la negociación. El problema no fue el tiempo que se pedirá para él tras las rejas, o la suma que devolverá. La Corte ordenó al Tribunal Superior de Bogotá reconocer a la Gobernación de Córdoba como víctima en el proceso, pues habría resultado afectada por la pérdida de las regalías que desfalcó Lyons. Un hecho al que se opuso la Fiscalía por una sola razón: en el acuerdo de colaboración pactado con Lyons para desentrañar la corrupción en Córdoba, quien encabeza la lista de señalados es, precisamente, el actual gobernador de ese departamento, Edwin Besaile, y su hermano, el senador Musa Besaile, quien se encuentra preso e investigado por haberle dado $2.000 millones al llamado cartel de la toga. (En contexto: El “dossier” del político que hundió al fiscal anticorrupción).

Según fuentes del ente investigador, la decisión de la Corte configuraría un conflicto de…