Peru

La Libertad: río Chicama se desbordó por fuertes lluvias

Las fuertes lluvias que cayeron este domingo en algunas provincias de la región La Libertad provocaron el desborde del agua en la unión de los ríos Santero y Chicama, en la provincia de Ascope, al norte de Trujillo. El desborde se produjo aproximadamente a las 3 a.m. de hoy, a la altura del cerro La Botella, por Pampas de Jaguey, en la carretera que une a la provincia de Ascope con la localidad de Cascas, capital de la provincia andina de Gran Chimú, precisó a El Comercio el gerente regional de Transportes y Comunicaciones, Ever Cadenillas Coronel. “La fuerza del agua provocó que colapsara uno de los diques laterales y el río Chicama se desborde justo donde se une al río Santero”, indicó Cadenillas. El funcionario añadió que esta situación obligó a que la carretera quede interrumpida hasta las 10 a.m., por lo que varios vehículos particulares y de transporte interprovincial quedaron varados. En la víspera, el Centro de Operaciones de Emergencia Regional (Coer) informó de lluvias “de moderada a fuerte intensidad acompañadas de descargas eléctricas en la sierra, desde el 7 hasta el 10 de abril”, según pronósticos del Senamhi. “La Región ha dispuesto que la maquinaria se quede en la zona ante cualquier posible emergencia; pero al ser esta una vía nacional, demandamos la presencia de Provías”, añadió el funcionario. -Lluvias en Trujillo- ​ La ciudad de Trujillo también registró lluvias pero de baja y moderada intensidad el domingo por la noche. Campaña añadió que son niveles muy bajos como para que se activen las quebradas San Carlos, San Ildefonso y León, que en marzo de 2017 inundaron Trujillo. Según el Senamhi, las lluvias que se producen en la actualidad son causadas por la nubosidad que llega hasta el litoral procedente de la selva del departamento de San Martín, donde se están presentando tormentas eléctricas y lluvias de nivel 4. Según un último reporte del Coer, las quebradas San Ildefonso, San Carlos y León "están inactivas y sin reporte de peligro, por lo que se pide a la población mantener la calma y mantenerse informado de medios oficiales sin dejarse sorprender por información errónea".

Las fuertes lluvias que cayeron este domingo en algunas provincias de la región La Libertad provocaron el desborde del agua en la unión de los ríos Santero y Chicama, en la provincia de Ascope, al norte de Trujillo.
El desborde se produjo aproximadamente a las 3 a.m. de hoy, a la altura del cerro La Botella, por Pampas de Jaguey, en la carretera que une a la provincia de Ascope con la localidad de Cascas, capital de la provincia andina de Gran Chimú, precisó a El Comercio el gerente regional de Transportes y Comunicaciones, Ever Cadenillas Coronel.
“La fuerza del agua provocó que colapsara uno de los diques laterales y el río Chicama se desborde justo donde se une al río Santero”, indicó Cadenillas.
El funcionario añadió que esta situación obligó a que la carretera quede interrumpida hasta las 10 a.m., por lo que varios vehículos particulares y de transporte interprovincial quedaron varados.
En la víspera, el Centro de Operaciones de Emergencia Regional (Coer) informó de lluvias “de moderada a fuerte intensidad acompañadas de descargas eléctricas en la sierra, desde el 7 hasta el 10 de abril”, según pronósticos del Senamhi.
“La Región ha dispuesto que la maquinaria se quede en la zona ante cualquier posible emergencia; pero al ser esta una vía nacional, demandamos la presencia de Provías”, añadió el funcionario.
-Lluvias en Trujillo- ​ La ciudad de Trujillo también registró lluvias pero de baja y moderada intensidad el domingo por la noche.
Campaña añadió que son niveles muy bajos como para que se activen las quebradas San Carlos, San Ildefonso y León, que en marzo de 2017 inundaron Trujillo.
Según el Senamhi, las lluvias que se producen en la actualidad son causadas por la nubosidad que llega hasta el litoral procedente de la selva del departamento de San Martín, donde se están presentando tormentas eléctricas y lluvias de nivel 4.
Según un último reporte del Coer, las quebradas San Ildefonso, San Carlos y León “están inactivas y sin reporte de peligro, por lo que se pide a la población mantener la calma y mantenerse informado de medios oficiales sin dejarse sorprender por información errónea”.