Noticas en Español

La mujer que golpeó salvajemente a su hija por una tablet quedó imputada por lesiones y pidió asistencia psicológica

"Dame la tablet, dámela", repite una mujer de 23 años presa de la ira mientras golpea cada vez con mayor violencia a su hija de tres años, que llora aterrada hundiendo sus brazos contra su cuerpo temiendo un golpe más. La escena, registrada en video a través de un teléfono celular, sucedió en una casa del barrio Noroeste de Bahía Blanca a mediados de diciembre. Juan Pablo Fernández, fiscal general del Departamento Judicial de Bahía Blanca, explicó a Infobae que la causa tramita en la órbita de la UFI N° 7 por la denuncia de la abuela, aunque el video nunca fue presentado allí y se desconoce cómo se hizo público. A raíz de la denuncia, la municipalidad de Bahía Blanca intervino para preservar la integridad de las tres menores a cargo de la agresora (dado que los principales afectados son menores, se mantiene la confidencialidad sobre la identidad de los involucrados). "Están resguardadas a nivel psicosocial. Eso es lo importante", explicó Letizia Tamborindeguy, subsecretaria de Promoción y Protección de Derechos de Bahía Blanca, al tiempo que aseguró que ya trabajan para hacer "un seguimiento de su situación familiar, buscar referentes y tener más información del conflicto". Respecto a la situación de la agresora, la funcionaria explicó que "no está detenida pero sí imputada por lesiones, amenazas e infracción a la ley provincial 12.569 de violencia familiar". Por otra parte, el fiscal Juan Pablo Fernández indicó que la mujer está imputada por "lesiones agravadas y amenazas en los términos de los artículos 899 y 92 del Código Penal" y que a pesar de la gravedad del hecho, las lesiones son leves y "con una pena de hasta dos años de prisión no es detenible en estas circunstancias". Sobre la situación judicial de su hija, la abuela de la nena agredida afirmo que "está arrepentida y seguramente hablará. Por otra parte, Tamborindeguy dijo que "sería importante que ahora que ya se viralizó el video, con el impacto social que genera, que lo dejen de compartir para no seguir revictimizando a las nenas".

“Dame la tablet, dámela”, repite una mujer de 23 años presa de la ira mientras golpea cada vez con mayor violencia a su hija de tres años, que llora aterrada hundiendo sus brazos contra su cuerpo temiendo un golpe más.
La escena, registrada en video a través de un teléfono celular, sucedió en una casa del barrio Noroeste de Bahía Blanca a mediados de diciembre.
Juan Pablo Fernández, fiscal general del Departamento Judicial de Bahía Blanca, explicó a Infobae que la causa tramita en la órbita de la UFI N° 7 por la denuncia de la abuela, aunque el video nunca fue presentado allí y se desconoce cómo se hizo público.
A raíz de la denuncia, la municipalidad de Bahía Blanca intervino para preservar la integridad de las tres menores a cargo de la agresora (dado que los principales afectados son menores, se mantiene la confidencialidad sobre la identidad de los involucrados). “Están resguardadas a nivel psicosocial.
Eso es lo importante”, explicó Letizia Tamborindeguy, subsecretaria de Promoción y Protección de Derechos de Bahía Blanca, al tiempo que aseguró que ya trabajan para hacer “un seguimiento de su situación familiar, buscar referentes y tener más información del conflicto”.
Respecto a la situación de la agresora, la funcionaria explicó que “no está detenida pero sí imputada por lesiones, amenazas e infracción a la ley provincial 12.569 de violencia familiar”.
Por otra parte, el fiscal Juan Pablo Fernández indicó que la mujer está imputada por “lesiones agravadas y amenazas en los términos de los artículos 899 y 92 del Código Penal” y que a pesar de la gravedad del hecho, las lesiones son leves y “con una pena de hasta dos años de prisión no es detenible en estas circunstancias”.
Sobre la situación judicial de su hija, la abuela de la nena agredida afirmo que “está arrepentida y seguramente hablará.
Por otra parte, Tamborindeguy dijo que “sería importante que ahora que ya se viralizó el video, con el impacto social que genera, que lo dejen de compartir para no seguir revictimizando a las nenas”.