Venezuela

La oscuridad se adueñó de la Escuela de Comunicación Social de la UCV

La Escuela de Comunicación Social (ECS) de la Universidad Central de Venezuela (UCV) no se escapa de la realidad que atraviesa el país. Pedro Reyes, secretario general del movimiento estudiantil GeneraciónECS, señaló que para los ladrones es fácil hurtar el material porque la tanquillas donde van los cables se encuentran en la parte externa del edificio aislado de la Facultad de Humanidades y Educación. Foto: José Daniel Ramos | @Danielazo21 El último hurto ocurrido en la ECS fue el más grande que se ha registrado. Los estudiantes de Comunicación Social han solventado, de alguna manera, la falta de luz artificial con algunos cables que la Escuela de Nutrición, que tiene luz en algunos sectores, les prestó para iluminar algunos salones en los que cada día menos personas reciben clases. Para restablecer el servicio eléctrico es necesario invertir una gran cantidad de dinero en cables de aluminio, un material menos valioso, pero la suma es difícil de reunir para los estudiantes, por lo que esperan la ayuda de autoridades del Viceministerio para la Gestión y Educación Universitaria, que se mostraron interesados en resolver el problema. Foto: José Daniel Ramos | @Danielazo21 Aumenta la deserción El primer semestre de 2018 ha sido de gran dificultad para los estudiantes, profesores y personal administrativo de la ECS, que tampoco escapa de la realidad del éxodo venezolano y la falta de transporte y de efectivo. En principio por el éxodo de profesores que tenemos en todas las universidades del país, en especial en las públicas, donde los sueldos son bastante bajos. “Hay mayor deserción estudiantil cada vez que se inscribe un nuevo semestre. En la inscripción del primer semestre de 2018 hubo una deserción aproximada de 30%, en especial en los primeros cuatro períodos de estudio”, señaló. “En el caso de la ECS hemos tenido una deserción de 30% en la inscripción, al inicio del semestre.

La Escuela de Comunicación Social (ECS) de la Universidad Central de Venezuela (UCV) no se escapa de la realidad que atraviesa el país.
Pedro Reyes, secretario general del movimiento estudiantil GeneraciónECS, señaló que para los ladrones es fácil hurtar el material porque la tanquillas donde van los cables se encuentran en la parte externa del edificio aislado de la Facultad de Humanidades y Educación.
Foto: José Daniel Ramos | @Danielazo21 El último hurto ocurrido en la ECS fue el más grande que se ha registrado.
Los estudiantes de Comunicación Social han solventado, de alguna manera, la falta de luz artificial con algunos cables que la Escuela de Nutrición, que tiene luz en algunos sectores, les prestó para iluminar algunos salones en los que cada día menos personas reciben clases.
Para restablecer el servicio eléctrico es necesario invertir una gran cantidad de dinero en cables de aluminio, un material menos valioso, pero la suma es difícil de reunir para los estudiantes, por lo que esperan la ayuda de autoridades del Viceministerio para la Gestión y Educación Universitaria, que se mostraron interesados en resolver el problema.
Foto: José Daniel Ramos | @Danielazo21 Aumenta la deserción El primer semestre de 2018 ha sido de gran dificultad para los estudiantes, profesores y personal administrativo de la ECS, que tampoco escapa de la realidad del éxodo venezolano y la falta de transporte y de efectivo.
En principio por el éxodo de profesores que tenemos en todas las universidades del país, en especial en las públicas, donde los sueldos son bastante bajos.
“Hay mayor deserción estudiantil cada vez que se inscribe un nuevo semestre.
En la inscripción del primer semestre de 2018 hubo una deserción aproximada de 30%, en especial en los primeros cuatro períodos de estudio”, señaló.
“En el caso de la ECS hemos tenido una deserción de 30% en la inscripción, al inicio del semestre.