Chile

La UDI: el jamón del sándwich entre Piñera y Kast

“Esa fragmentación va a complicar a la UDI. Quieran o no, le generará problemas estar al medio de la estrategia de centro de Piñera y las críticas de Kast”, advirtieron en RN. En el seno de la directiva gremialista no consideran un problema ese postulado que hizo Van Rysselberghe, porque dicen que la relación con Piñera hoy es distinta a la que había en su Gobierno, que ha mejorado mucho, que ahora sí les da a los partidos el lugar e importancia que tienen. Hay quienes consideran que el partido cometió un error grave al no resolver internamente, primero, sus distintas visiones y reconocen que en la dirigencia, la bancada y las filas de la colectividad no todos entienden realmente que la estrategia de Piñera de ir hacía el centro sea fundamental para poder gobernar. Hay quienes consideran que el partido cometió un error grave al no resolver internamente, primero, sus distintas visiones y reconocen que en la dirigencia, la bancada y las filas de la colectividad no todos entienden realmente que la estrategia de Piñera de ir hacía el centro sea fundamental para poder gobernar. El rendimiento electoral de la tienda en las parlamentarias será clave para dilucidar cómo se manejará políticamente el gremialismo. En la UDI dicen que Van Rysselberghe apuesta a mantener la hegemonía política de la coalición con una bancada de diputados fuerte y, sobre todo, que actúe con la tradicional disciplina gremialista. Fuego amigo Durante el debate presidencial de Anatel el lunes 6 de noviembre, Kast puso el dedo en la llaga a la UDI y aseguró que su ex partido respalda a Piñera “más por conveniencia que por convicción”. Esa es su apuesta, su nicho de crecimiento electoral, apostar a la derecha tradicional, al militante gremialista histórico que se siente más afín con lo que era dicha colectividad en las décadas del 90 y 2000 que con los aires modernizadores que la atraviesan hoy. Aunque eso sea así, nadie desconoce que la noche del 19 de noviembre toda la derecha estará pendiente de saber cuántos votos obtuvo Kast, porque en ese tironeo político en que estará la UDI –agregaron en Chile Vamos–, Chadwick podrá contener al gremialismo, pero no al díscolo candidato presidencial.

“Esa fragmentación va a complicar a la UDI.
Quieran o no, le generará problemas estar al medio de la estrategia de centro de Piñera y las críticas de Kast”, advirtieron en RN.
En el seno de la directiva gremialista no consideran un problema ese postulado que hizo Van Rysselberghe, porque dicen que la relación con Piñera hoy es distinta a la que había en su Gobierno, que ha mejorado mucho, que ahora sí les da a los partidos el lugar e importancia que tienen.
Hay quienes consideran que el partido cometió un error grave al no resolver internamente, primero, sus distintas visiones y reconocen que en la dirigencia, la bancada y las filas de la colectividad no todos entienden realmente que la estrategia de Piñera de ir hacía el centro sea fundamental para poder gobernar.
Hay quienes consideran que el partido cometió un error grave al no resolver internamente, primero, sus distintas visiones y reconocen que en la dirigencia, la bancada y las filas de la colectividad no todos entienden realmente que la estrategia de Piñera de ir hacía el centro sea fundamental para poder gobernar.
El rendimiento electoral de la tienda en las parlamentarias será clave para dilucidar cómo se manejará políticamente el gremialismo.
En la UDI dicen que Van Rysselberghe apuesta a mantener la hegemonía política de la coalición con una bancada de diputados fuerte y, sobre todo, que actúe con la tradicional disciplina gremialista.
Fuego amigo Durante el debate presidencial de Anatel el lunes 6 de noviembre, Kast puso el dedo en la llaga a la UDI y aseguró que su ex partido respalda a Piñera “más por conveniencia que por convicción”.
Esa es su apuesta, su nicho de crecimiento electoral, apostar a la derecha tradicional, al militante gremialista histórico que se siente más afín con lo que era dicha colectividad en las décadas del 90 y 2000 que con los aires modernizadores que la atraviesan hoy.
Aunque eso sea así, nadie desconoce que la noche del 19 de noviembre toda la derecha estará pendiente de saber cuántos votos obtuvo Kast, porque en ese tironeo político en que estará la UDI –agregaron en Chile Vamos–, Chadwick podrá contener al gremialismo, pero no al díscolo candidato presidencial.