Argentina

Macri se ríe del hit del verano y redobla la pelea por bajar el déficit

A pesar de la hernia, de los dolores que sí le provoca el padel, Macri hace catarsis con ese ejercicio paradojal. El Presidente impulsó en los últimos días una pelea de sus funcionarios contra la Unión Industrial Argentina (UIA), el organismo que nuclea a un buen número de los empresarios más poderosos del país. Según los informes que recibió de diferentes organismos gubernamentales, y de charlas que tuvo con algunos de los dirigentes de los clubes, se terminó por convencer de que las agresiones que se hicieron eco en las populares y las plateas empezaron por impulso de la oposición política más acérrima, la agrupación juvenil cristinista, La Cámpora, liderada por el diputado nacional Máximo Kirchner, hijo de la ex presidenta Cristina Fernández. Si se lo interroga sobre el tema, el Presidente se sonríe, y jura que se toma esos cantos en su contra con humor. Clarín pudo saber de acuerdo a fuentes que conocieron la trastienda de ese encuentro, que ambos hablaron, en principio, del proyecto para que Argentina y Uruguay sean sede del Mundial de Fútbol del 2030. “Tapia es el más sensato de esa familia”, analiza Macri cuando sus asesores e interlocutores le preguntan sobre el tema: “Yo entiendo que ‘Chiqui’ haya perdido en la ‘interna’ contra su cuñado, Pablo. Nosotros les hicimos saber que tenían que aceptar que el Gobierno no podía seguir privilegiando a Camioneros por sobre otros sindicatos, como pasaba en el Gobierno de Cristina”, acepta cuando habla en confianza el Presidente, según fuentes de Cambiemos que trataron con él este tema. El Gobierno pelea al mismo tiempo con las “patronales” de la UIA y con la CGT. Se ríe y se molesta al mismo tiempo con los cantos en su contra en el fútbol. Para estar “despejado” y con energía para su trabajo.

A pesar de la hernia, de los dolores que sí le provoca el padel, Macri hace catarsis con ese ejercicio paradojal.
El Presidente impulsó en los últimos días una pelea de sus funcionarios contra la Unión Industrial Argentina (UIA), el organismo que nuclea a un buen número de los empresarios más poderosos del país.
Según los informes que recibió de diferentes organismos gubernamentales, y de charlas que tuvo con algunos de los dirigentes de los clubes, se terminó por convencer de que las agresiones que se hicieron eco en las populares y las plateas empezaron por impulso de la oposición política más acérrima, la agrupación juvenil cristinista, La Cámpora, liderada por el diputado nacional Máximo Kirchner, hijo de la ex presidenta Cristina Fernández.
Si se lo interroga sobre el tema, el Presidente se sonríe, y jura que se toma esos cantos en su contra con humor.
Clarín pudo saber de acuerdo a fuentes que conocieron la trastienda de ese encuentro, que ambos hablaron, en principio, del proyecto para que Argentina y Uruguay sean sede del Mundial de Fútbol del 2030.
“Tapia es el más sensato de esa familia”, analiza Macri cuando sus asesores e interlocutores le preguntan sobre el tema: “Yo entiendo que ‘Chiqui’ haya perdido en la ‘interna’ contra su cuñado, Pablo.
Nosotros les hicimos saber que tenían que aceptar que el Gobierno no podía seguir privilegiando a Camioneros por sobre otros sindicatos, como pasaba en el Gobierno de Cristina”, acepta cuando habla en confianza el Presidente, según fuentes de Cambiemos que trataron con él este tema.
El Gobierno pelea al mismo tiempo con las “patronales” de la UIA y con la CGT.
Se ríe y se molesta al mismo tiempo con los cantos en su contra en el fútbol.
Para estar “despejado” y con energía para su trabajo.