Noticas en Español

Ruta del dinero K: se complica la situación del hijo mayor de Lázaro Báez y podrían pedir su detención

La Justicia de Suiza envió información a la Argentina que da cuenta de que en 2015 los hijos del empresario detenido Lázaro Báez viajaron a ese país para cerrar cinco cuentas bancarias y derivar todo el dinero a una en un paraíso fiscal. Se trata de documentación que recibieron el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuán en la causa llamada "ruta del dinero K" en la que Báez, sus cuatro hijos -Martín, Leandro, Luciana y Melina–, el contador Daniel Pérez Gadín, el abogado Jorge Chueco, el arrepentido Leonardo Fariña, el empresario Carlos Molinari y otras 16 personas fueron enviados a juicio oral y público por lavado de dinero. La información de Suiza también da cuenta de que los hermanos Báez viajaron en 2015 a ese país, cerraron las cuentas bancarias, transfirieron todo a una y después derivaron todo a un paraíso fiscal. Según fuentes judiciales, la nueva información recibida de Suiza indica que los hijos de Báez eran beneficiarios de cuentas bancarias en Suiza en la que recibieron transferencias por millones de dólares. Hoy se conoció que quienes hicieron dos de esas transferencias en 2012 fueron los jugadores de fútbol Carlos Tevez y Gabriel Heinze, ya retirado y actual técnico del club Velez Sarfield. Heinze hizo una transferencia en febrero de 2012 por 180 mil dólares y Tevez en marzo de ese año por 550 mil. Las transferencias fueron hechas a una cuenta del banco suizo Lombard Odier que tiene la sociedad Fromental Corp., una empresa radicada en Panamá. La cuenta tiene como destinatarios finales a los cuatro hijos de Báez y como sus administradores a Pérez Gadín y Chueco, ambos detenidos con el empresario en la cárcel de Ezeiza. La Justicia argentina investiga cómo fue la maniobra, pero, por el momento, no establece una relación directa con Tevez y Heinze. Infobae reveló el año pasado la primera parte de la información que envió Suiza, que señalaba que Báez tenía en Suiza cuentas bancarias a través de las cuales canalizó 10 millones de dólares y que tenían como destinatarios finales a sus hijos.

La Justicia de Suiza envió información a la Argentina que da cuenta de que en 2015 los hijos del empresario detenido Lázaro Báez viajaron a ese país para cerrar cinco cuentas bancarias y derivar todo el dinero a una en un paraíso fiscal.
Se trata de documentación que recibieron el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuán en la causa llamada “ruta del dinero K” en la que Báez, sus cuatro hijos -Martín, Leandro, Luciana y Melina–, el contador Daniel Pérez Gadín, el abogado Jorge Chueco, el arrepentido Leonardo Fariña, el empresario Carlos Molinari y otras 16 personas fueron enviados a juicio oral y público por lavado de dinero.
La información de Suiza también da cuenta de que los hermanos Báez viajaron en 2015 a ese país, cerraron las cuentas bancarias, transfirieron todo a una y después derivaron todo a un paraíso fiscal.
Según fuentes judiciales, la nueva información recibida de Suiza indica que los hijos de Báez eran beneficiarios de cuentas bancarias en Suiza en la que recibieron transferencias por millones de dólares.
Hoy se conoció que quienes hicieron dos de esas transferencias en 2012 fueron los jugadores de fútbol Carlos Tevez y Gabriel Heinze, ya retirado y actual técnico del club Velez Sarfield.
Heinze hizo una transferencia en febrero de 2012 por 180 mil dólares y Tevez en marzo de ese año por 550 mil.
Las transferencias fueron hechas a una cuenta del banco suizo Lombard Odier que tiene la sociedad Fromental Corp., una empresa radicada en Panamá.
La cuenta tiene como destinatarios finales a los cuatro hijos de Báez y como sus administradores a Pérez Gadín y Chueco, ambos detenidos con el empresario en la cárcel de Ezeiza.
La Justicia argentina investiga cómo fue la maniobra, pero, por el momento, no establece una relación directa con Tevez y Heinze.
Infobae reveló el año pasado la primera parte de la información que envió Suiza, que señalaba que Báez tenía en Suiza cuentas bancarias a través de las cuales canalizó 10 millones de dólares y que tenían como destinatarios finales a sus hijos.