Argentina

Se agota la paciencia en las escuelas tras otra veintena de amenazas de bomba

Lo que pasó ayer marcó un nuevo récord de intimidaciones públicas en las escuelas de La Plata, Ensenada y Berisso -donde anoche la Policía demoró a otro sospechoso, un joven de 13 años, durante un allanamiento-. Mientras tanto, en las comunidades educativas se agota la paciencia ante la incapacidad de las autoridades para ponerle fin a la saga de amenazas: por caso, ayer en Berisso los padres autoconvocados volvieron a manifestarse en la avenida Montevideo para expresar su fastidio y creciente preocupación. Hubo dos procedimientos: en 175 entre 29 y 30 y en 157 entre 17 y 18 en Berisso, siendo esta última dirección donde dieron con el supuesto autor de distintos llamados amenazantes, un joven de 13 años. Como se recordará, el jueves, en otro fuerte operativo del que participaron efectivos de la comisaría Primera, de la Jefatura Departamental La Plata y de la Dirección de Explosivos, fue demorado un adolescente de 14 años, alumno del Normal 1, acusado de ser el presunto autor de llamados intimidatorios a ese establecimiento. Los chicos del Normal 1, por caso, debieron ser evacuados nuevamente. En tanto que Berisso sigue siendo una de las zonas más castigadas por estos episodios. Consultadas autoridades de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense sobre esta problemática, indicaron que “estamos de acuerdo con la visibilización de esta situación porque es un delito”, al tiempo que se remarcó que se seguirá trabajando en la aplicación del protocolo implementado el año pasado, según el cual los directores de las escuelas tienen la obligación de hacer la denuncia para que la Justicia intervenga, y a la “concientización” con los alumnos, centros de estudiantes y familias. Las autoridades municipales presentaron entre sus propuestas y “bajo la consideración de la emergencia que amerita este caso”, la posibilidad de que todas las denuncias por los hechos de amenazas a los establecimientos escolares, se centralicen en una sola Fiscalía, con el objetivo de agilizar las investigaciones correspondientes. La Justicia tiene más sospechosos y ya se preparan nuevos operativos en la Región Por otro lado, en las últimas horas Nedela recibió también a padres de alumnos de escuelas afectadas por amenazas intimidatorias. En tanto, desde el Municipio se anunció una serie de medidas que incluyen el refuerzo de presencia policial en las escuelas que se vean afectadas, la conformación de una comisión de padres que tendrán línea directa de comunicación con la Secretaría de Gobierno, la realización de reuniones con padres de escuelas afectadas, mientras se mantienen las investigaciones junto a fuerzas de la Policía Bonaerense y el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Lo que pasó ayer marcó un nuevo récord de intimidaciones públicas en las escuelas de La Plata, Ensenada y Berisso -donde anoche la Policía demoró a otro sospechoso, un joven de 13 años, durante un allanamiento-.
Mientras tanto, en las comunidades educativas se agota la paciencia ante la incapacidad de las autoridades para ponerle fin a la saga de amenazas: por caso, ayer en Berisso los padres autoconvocados volvieron a manifestarse en la avenida Montevideo para expresar su fastidio y creciente preocupación.
Hubo dos procedimientos: en 175 entre 29 y 30 y en 157 entre 17 y 18 en Berisso, siendo esta última dirección donde dieron con el supuesto autor de distintos llamados amenazantes, un joven de 13 años.
Como se recordará, el jueves, en otro fuerte operativo del que participaron efectivos de la comisaría Primera, de la Jefatura Departamental La Plata y de la Dirección de Explosivos, fue demorado un adolescente de 14 años, alumno del Normal 1, acusado de ser el presunto autor de llamados intimidatorios a ese establecimiento.
Los chicos del Normal 1, por caso, debieron ser evacuados nuevamente.
En tanto que Berisso sigue siendo una de las zonas más castigadas por estos episodios.
Consultadas autoridades de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense sobre esta problemática, indicaron que “estamos de acuerdo con la visibilización de esta situación porque es un delito”, al tiempo que se remarcó que se seguirá trabajando en la aplicación del protocolo implementado el año pasado, según el cual los directores de las escuelas tienen la obligación de hacer la denuncia para que la Justicia intervenga, y a la “concientización” con los alumnos, centros de estudiantes y familias.
Las autoridades municipales presentaron entre sus propuestas y “bajo la consideración de la emergencia que amerita este caso”, la posibilidad de que todas las denuncias por los hechos de amenazas a los establecimientos escolares, se centralicen en una sola Fiscalía, con el objetivo de agilizar las investigaciones correspondientes.
La Justicia tiene más sospechosos y ya se preparan nuevos operativos en la Región Por otro lado, en las últimas horas Nedela recibió también a padres de alumnos de escuelas afectadas por amenazas intimidatorias.
En tanto, desde el Municipio se anunció una serie de medidas que incluyen el refuerzo de presencia policial en las escuelas que se vean afectadas, la conformación de una comisión de padres que tendrán línea directa de comunicación con la Secretaría de Gobierno, la realización de reuniones con padres de escuelas afectadas, mientras se mantienen las investigaciones junto a fuerzas de la Policía Bonaerense y el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.