Uncategorized

Servini causa revuelo en el PJ, pero la disputa real no es por el sello partidario

Desde la conducción del PJ, que encabeza José Luis Gioja con la compañía de Daniel Scioli, el embate contra la intervención apuntó de manera directa contra el Gobierno, con el implícito que adjudica autoría política al beneficiario del hecho, sobrevalorado como escándalo. Desde el kirchnerismo, asociaron también al peronismo de los gobernadores. Todo eso, en público. Pero de manera reservada, las especulaciones, aún las más conspirativas, pusieron el foco en la propia jueza y su relación con sectores del peronismo. Destacan que fueron motorizados desde las cercanías de Duhalde, pero apuntan que la jueza los rechazó sin más trámite. Por si acaso, y sin ánimo de quedar expuestos en una situación que consideran sino sospechosa al menos extraña, la reacción en las cercanías de la mayoría de los jefes provinciales osciló entre el silencio inicial y el mensaje con tono más bien institucional de rechazo a intromisiones judiciales en la vida del PJ y de los partidos en general. Fuera de las relaciones que mantendría con algunos exponentes del peronismo, según las versiones repetidas en estas horas, el andar actual de la jueza es considerado algo imprevisible, fruto de los márgenes que se permitiría a esta altura de su carrera y de su vida. Todas las señales que emiten las internas indican que la disputa no pasa por la conducción formal del PJ, más allá del elemental rechazo a una intervención basada en argumentos que, en el mejor de los casos, expresarían una interpretación política del cuadro partidario. El Consejo Nacional presidido por Gioja fue en sí mismo expresión de un acuerdo apurado por la amenaza de una intervención judicial. Intervención del PJ José Luis Gioja Luis Barrionuevo María Servini

La frase, en boca de un veterano de internas peronistas –y de trámites judiciales-, es muy descriptiva: “La verdadera presidente del partido es Servini”. La ironía responde a la propia tradición del peronismo en el descuido de reglas orgánicas, pero algunos la recuerdan en estas horas frente al renovado protagonismo de María Romilda Servini, que intervino el PJ nacional con argumentos insólitos. Por eso y por historia, la decisión alcanzó para generar revuelo e impacto mediático. Sin embargo, no debería confundir sobre la discusión real del peronismo, que pasa por otros ámbitos y no por el control de la marca partidaria.

Desde la conducción del PJ, que encabeza José Luis Gioja con la compañía de Daniel Scioli, el embate contra la intervención apuntó de manera directa contra el Gobierno, con el implícito que adjudica autoría política al beneficiario del hecho, sobrevalorado como escándalo. Desde el kirchnerismo, asociaron también al peronismo de los gobernadores. Todo eso, en público. Pero de manera reservada, las especulaciones, aún las más conspirativas, pusieron el foco en la propia jueza y su relación con sectores del peronismo.

Con alguna mayor precisión, esas versiones atribuyen a Servini viejos rencores con algunos exponentes kirchneristas o aliados de la ex presidente y dicen que la jueza seguiría cultivando relaciones con allegados a Eduardo Duhalde, con Luis Barrionuevo, el interventor designado, y más precisamente con Graciela Camaño.

(Télam)
(Télam)

En la misma dirección, contabilizan como dato saliente que existieron al menos dos reclamos previos al que originó la intervención. Destacan que fueron motorizados desde las cercanías de Duhalde, pero apuntan que la jueza los rechazó sin más trámite. El planteo que dio lugar a la designación de Barrionuevo, se sabe, fue encabezado por Carlos Acuña, dirigente sindical alineado con el jefe del gremio gastronómico.

Por si acaso, y sin ánimo de quedar expuestos en una situación que consideran sino sospechosa al menos extraña, la reacción en las cercanías de la mayoría de los jefes provinciales osciló entre el silencio inicial y el mensaje con tono más bien institucional de rechazo a intromisiones judiciales en la vida del PJ y de los partidos en general. Anoche, Gioja buscaba sumar firmas de gobernadores para hacer explícita esa posición.

En rigor, el esfuerzo durante todo el día de ayer desde el desplazado Consejo del PJ estuvo orientado a sumar “masa crítica” para exhibir una expresión de unidad partidaria frente a la polémica…