Argentina

Tarifas: el PJ dio señales para analizar una “propuesta superadora”

Como contrapartida, Pichetto emplazó a la administración macrista a presentar esa propuesta antes del martes próximo. Ese día, aseguró, es intención de su bancada emitir dictamen al proyecto aprobado la semana pasada por la Cámara de Diputados y que el Senado comenzará a discutir hoy, a partir de las 14, en un plenario de tres comisiones. "Nuestra idea es comenzar el debate mañana [por hoy] y sacar dictamen el martes. El Gobierno tiene tiempo hasta ese momento para hacer una propuesta superadora, razonable, que implique una disminución real de los aumentos ordenados hasta el momento", aseguró el líder del principal bloque de oposición de la Cámara alta y que responde al colectivo de gobernadores peronistas. En ese encuentro participaron Juan Carlos Romero (Interbloque Federal-Salta), Adolfo Rodríguez Saá (PJ-San Luis) y Guillermo Pereyra (MPN-Neuquén), entre otros jefes de bancada que le dieron su respaldo institucional a Macri, en medio de las negociaciones con el FMI y a escasas horas del estratégico vencimiento de las Letras del Banco Central (Lebac) que operó ayer. El kirchnerismo no fue invitado a la reunión. La intención de estas invitaciones es confrontar a ambos sectores, sobre todo a los mandatarios provinciales, con una de las medidas más complejas que contempla el proyecto, como es la devolución de los aumentos cobrados. Además, el oficialismo exhibirá el informe elaborado por el jefe del bloque de diputados de Cambiemos, Mario Negri (UCR-Córdoba), según el cual el costo fiscal total del proyecto impulsado por la oposición ascendería a los $170.000 millones en dos años. El gesto de Pichetto se suma a las declaraciones del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, quien pidió detener el tratamiento del proyecto que limita las tarifas. Por esa razón, la única posibilidad que le queda al Gobierno para detener la ofensiva es presentar una propuesta que, efectivamente, implique un alivio a los usuarios de servicios públicos de Capital y Gran Buenos Aires, que son los principales beneficiados por el proyecto de ley.

Como contrapartida, Pichetto emplazó a la administración macrista a presentar esa propuesta antes del martes próximo.
Ese día, aseguró, es intención de su bancada emitir dictamen al proyecto aprobado la semana pasada por la Cámara de Diputados y que el Senado comenzará a discutir hoy, a partir de las 14, en un plenario de tres comisiones. “Nuestra idea es comenzar el debate mañana [por hoy] y sacar dictamen el martes.
El Gobierno tiene tiempo hasta ese momento para hacer una propuesta superadora, razonable, que implique una disminución real de los aumentos ordenados hasta el momento”, aseguró el líder del principal bloque de oposición de la Cámara alta y que responde al colectivo de gobernadores peronistas.
En ese encuentro participaron Juan Carlos Romero (Interbloque Federal-Salta), Adolfo Rodríguez Saá (PJ-San Luis) y Guillermo Pereyra (MPN-Neuquén), entre otros jefes de bancada que le dieron su respaldo institucional a Macri, en medio de las negociaciones con el FMI y a escasas horas del estratégico vencimiento de las Letras del Banco Central (Lebac) que operó ayer.
El kirchnerismo no fue invitado a la reunión.
La intención de estas invitaciones es confrontar a ambos sectores, sobre todo a los mandatarios provinciales, con una de las medidas más complejas que contempla el proyecto, como es la devolución de los aumentos cobrados.
Además, el oficialismo exhibirá el informe elaborado por el jefe del bloque de diputados de Cambiemos, Mario Negri (UCR-Córdoba), según el cual el costo fiscal total del proyecto impulsado por la oposición ascendería a los $170.000 millones en dos años.
El gesto de Pichetto se suma a las declaraciones del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, quien pidió detener el tratamiento del proyecto que limita las tarifas.
Por esa razón, la única posibilidad que le queda al Gobierno para detener la ofensiva es presentar una propuesta que, efectivamente, implique un alivio a los usuarios de servicios públicos de Capital y Gran Buenos Aires, que son los principales beneficiados por el proyecto de ley.