Uncategorized

Tribunal Supremo en el exilio insta a Asamblea Nacional a nombrar nuevo presidente de Venezuela

Pero el pronunciamiento genera un serio problema para los diputados de la oposición que controlan la Asamblea Nacional, quienes estando dentro del país podrían pasar a ser víctimas del aparato de represión de un Maduro que aún sostiene las riendas del poder en el país. “El Tribunal Supremo de Justicia está señalando el camino de lo que jurídica y democráticamente debería suceder en Venezuela”, opinó desde Miami el ex ministro boliviano Carlos Sánchez Berzaín, Director del Instituto Interamericano para la Democracia. Pero los expertos se preguntaban si los diputados de la oposición asumirán el riesgo de dar el paso, al igual que cualquier persona que sea nombrada como presidente dentro de Venezuela, ya que todos ellos podrían correr peligro frente a un régimen dictatorial que ha demostrado no tener reparos en encarcelar opositores tras acusarlos de conspirar para derrocarle. “Cualquier presidente interino nombrado por la Asamblea Nacional tendría que salir de inmediato del país para no ser encarcelado”, dijo Sánchez Berzaín. Los magistrados del TSJ —quienes conocen en carne propia el alto costo de desafiar al régimen, viéndose forzados a salir al exilio bajo amenaza de terminar en las cárceles de Maduro— determinaron que hay múltiples razones constitucionales para declarar formalmente la existencia de un vacío institucional en la presidencia, incluyendo el hecho de que ya fue suspendido por la Asamblea Nacional y que enfrenta cargos por corrupción vinculados al caso Odebrecht. “Pero aún más: la pretendida reelección de Nicolás Maduro Moros en un proceso electoral declarado previamente nulo e írrito, hace que sea inexistente su actual titularidad presidencial y nulos de nulidad absoluta todas sus ejecutorias, nacionales e internacionales, posteriores 17 de abril del 2018”, resaltó el pronunciamiento. Miguel Ángel Martín, presidente del TSJ en el exilio, explicó que aunque Maduro aún ejerce el poder de facto en Venezuela, el líder bolivariano ya “no representa a Venezuela y su firma no tiene ningún valor, ningún efecto jurídico”. “Como consecuencia de eso, hay que promover la transición constitucional y aplicando extensivamente la norma constitucional del Articulo 230 de la Constitución, le corresponde a la Asamblea Nacional, en forma de su presidente, llenar el vacío de poder hasta tanto se produzca un cambio por medio de un proceso de elecciones”, agregó en una entrevista telefónica. Un gobierno en el exilio internacionalmente reconocido podría romper conexiones importantes del régimen con la comunidad internacional en escenarios como la Organización de Estados Americanos y las Naciones Unidas, señaló Sánchez, un ex ministro boliviano. Un gobierno en el exilio pasaría de inmediato a convertirse en un gobierno de transición, disipando temores de que una abrupta salida de Maduro podría provocar un vacío de poder que conduzca a una guerra civil, agregaron los expertos.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en el exilio determinó esta semana que el gobernante Nicolás Maduro dejó de ser el presidente legítimo de Venezuela y que la Asamblea Nacional está en la imperiosa necesidad de nombrar a un nuevo jefe de Estado para restaurar el orden democrático del país petrolero.

Pero el pronunciamiento genera un serio problema para los diputados de la oposición que controlan la Asamblea Nacional, quienes estando dentro del país podrían pasar a ser víctimas del aparato de represión de un Maduro que aún sostiene las riendas del poder en el país.

El pronunciamiento del TSJ fue respaldado el jueves por el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, quien la calificó de “coherente” con las posiciones adoptadas por los países miembros del bloque regional.

Y expertos coincidieron en que establece una fórmula legal para tomar acciones que presionen la salida de Maduro.

“El Tribunal Supremo de Justicia está señalando el camino de lo que jurídica y democráticamente debería suceder en Venezuela”, opinó desde Miami el ex ministro boliviano Carlos Sánchez Berzaín, Director del Instituto Interamericano para la Democracia.

Pero los expertos se preguntaban si los diputados de la oposición asumirán el riesgo de dar el paso, al igual que cualquier persona que sea nombrada como presidente dentro de Venezuela, ya que todos ellos podrían correr peligro frente a un régimen dictatorial que ha demostrado no tener reparos en encarcelar opositores tras acusarlos de conspirar para derrocarle.

“Cualquier presidente interino nombrado por la Asamblea Nacional tendría que salir de inmediato del país para no ser encarcelado”, dijo Sánchez Berzaín.

Los magistrados del TSJ —quienes conocen en carne propia el alto costo de desafiar al régimen, viéndose forzados a salir al exilio bajo amenaza de terminar en las cárceles de Maduro— determinaron que hay múltiples razones constitucionales para declarar formalmente la existencia de un vacío institucional en la presidencia, incluyendo el…