Noticas en Español

Un juez federal denuncia que el poder narco de “Marcos” sigue intacto y factura millones

Nada parece lastimar seriamente la organización narco liderada (ahora desde la cárcel) por el peruano Marco Estrada Gonzáles (53), alias "Marcos". Y que, según algunas fuentes, factura medio millón de pesos por día. Tras dos décadas de consolidación de poder en la zona y soportar la detención de más de 100 de sus miembros (a lo que se suma el secuestro de unos mil kilos de droga, 99 armas y dos mil municiones), "la organización criminal analizada habría logrado a esta altura un grado de andamiaje y coordinación tal que le ha permitido mantenerse erguida en el tiempo, pese a los esfuerzos estatales por resquebrajar su estructura". Así lo denuncio el juez federal Sergio Torres, quien esta semana firmó el procesamiento de cuatro detenidos de la banda, entre ellos el famoso Jair Danny Aguilar Fernández (45, peruano) conocido por el colorido apodo de "Cholo Van Dam" (uno de los históricos de la banda de Marco Estrada Gonzáles), quien hasta hace menos de un mes seguía en la villa 1.11.14 como si nada. respondiendo a las directivas de su jefe. La Gendarmería lo venía siguiendo desde junio y cuando lo vieron tomando con un amigo en un boliche del Pasaje Bolívar (nueva zona caliente narco de la 1.11.14) esperaron a que se emborrachara y lo detuvieron con la excusa de identificarlo. Aguilar Fernández tenía encima un documento de identidad peruano adulterado en el que estaba su foto pero el nombre -Julio Campos Canales-, la firma y la huella eran de otra persona. “Tuve que comprar ese documento para poder mantener a mi hijo y volver al país”, declaró "Van Dam" en su indagatoria, acorralado luego de que su verdadera identidad se acreditara rápidamente gracias a la Policía Nacional de Perú. Su caída sirvió para demostrar la capacidad de permanencia de Estrada Gonzáles, preso desde diciembre de 2016, con tres condenas por narco en su haber, dos procesos más en camino de juicio oral y una autorización judicial para deportarlo a Perú no bien los tiempos procesales lo permitan. En Perú, sostienen las fuentes, vive desde hace años su hermano Fernando Estrada Gonzáles (alias "Piti"), a quien el juez Torres le imputa manejar el 50% del negocio de la droga de la banda, turnándose el control de los puestos de venta cada cuatro semanas con "Marcos".

Nada parece lastimar seriamente la organización narco liderada (ahora desde la cárcel) por el peruano Marco Estrada Gonzáles (53), alias “Marcos”.
Y que, según algunas fuentes, factura medio millón de pesos por día.
Tras dos décadas de consolidación de poder en la zona y soportar la detención de más de 100 de sus miembros (a lo que se suma el secuestro de unos mil kilos de droga, 99 armas y dos mil municiones), “la organización criminal analizada habría logrado a esta altura un grado de andamiaje y coordinación tal que le ha permitido mantenerse erguida en el tiempo, pese a los esfuerzos estatales por resquebrajar su estructura”.
Así lo denuncio el juez federal Sergio Torres, quien esta semana firmó el procesamiento de cuatro detenidos de la banda, entre ellos el famoso Jair Danny Aguilar Fernández (45, peruano) conocido por el colorido apodo de “Cholo Van Dam” (uno de los históricos de la banda de Marco Estrada Gonzáles), quien hasta hace menos de un mes seguía en la villa 1.11.14 como si nada.
respondiendo a las directivas de su jefe.
La Gendarmería lo venía siguiendo desde junio y cuando lo vieron tomando con un amigo en un boliche del Pasaje Bolívar (nueva zona caliente narco de la 1.11.14) esperaron a que se emborrachara y lo detuvieron con la excusa de identificarlo.
Aguilar Fernández tenía encima un documento de identidad peruano adulterado en el que estaba su foto pero el nombre -Julio Campos Canales-, la firma y la huella eran de otra persona.
“Tuve que comprar ese documento para poder mantener a mi hijo y volver al país”, declaró “Van Dam” en su indagatoria, acorralado luego de que su verdadera identidad se acreditara rápidamente gracias a la Policía Nacional de Perú.
Su caída sirvió para demostrar la capacidad de permanencia de Estrada Gonzáles, preso desde diciembre de 2016, con tres condenas por narco en su haber, dos procesos más en camino de juicio oral y una autorización judicial para deportarlo a Perú no bien los tiempos procesales lo permitan.
En Perú, sostienen las fuentes, vive desde hace años su hermano Fernando Estrada Gonzáles (alias “Piti”), a quien el juez Torres le imputa manejar el 50% del negocio de la droga de la banda, turnándose el control de los puestos de venta cada cuatro semanas con “Marcos”.