Peru

Waldo Ríos: el controvertido historial del político ancashino

A los meses de ser elegido como máxima autoridad de Áncash reconocería que no entregaría el dinero. Cuando Waldo Ríos gana las elecciones regionales de Áncash no puede asumirla por no haber pagado dicha reparación civil. Por este caso se le abrió un proceso por el delito de lavado de activos, pero fue archivada en octubre del 2017. Días después, el 25 de setiembre, el ex consejero Amador Garay denunció que Waldo Ríos y sus allegados obligaban a los funcionarios de esta institución a entonar, cada lunes en la mañana, las estrofas de ese mismo himno. El 22 de octubre, dos consejeros denunciaron al gobernador por el presunto delito de omisión, debido a que Ríos se demoraba más de lo permitido en firmar varias ordenanzas, algunas relacionadas con obras de prevención ante el fenómeno de El Niño. En ese proceso se le investigaba por haberse apropiado de la mitad del presupuesto designado para la ejecución del Mercado Popular de Huaraz, cuando era alcalde de esa ciudad. En mayo del 2017 la sala penal liquidadora transitoria de Áncash, en Huaraz, desestimó el pedido de 8 años de prisión hecho contra Ríos por el Ministerio Público. Cabe recordar que en dos ocasiones, el ex gobernador eligió mediante una votación simple a dos funcionarios de su gestión. Esto debido a que el 25 de setiembre fue condenado a cinco años de cárcel por delito contra la administración pública. En febrero de 2017, Ríos también fue sentenciado a un año de prisión suspendida por el delito de abuso de autoridad al haber anulado la designación de un funcionario del gobierno regional alegando que lo hacía debido a cuestiones institucionales.

A los meses de ser elegido como máxima autoridad de Áncash reconocería que no entregaría el dinero.
Cuando Waldo Ríos gana las elecciones regionales de Áncash no puede asumirla por no haber pagado dicha reparación civil.
Por este caso se le abrió un proceso por el delito de lavado de activos, pero fue archivada en octubre del 2017.
Días después, el 25 de setiembre, el ex consejero Amador Garay denunció que Waldo Ríos y sus allegados obligaban a los funcionarios de esta institución a entonar, cada lunes en la mañana, las estrofas de ese mismo himno.
El 22 de octubre, dos consejeros denunciaron al gobernador por el presunto delito de omisión, debido a que Ríos se demoraba más de lo permitido en firmar varias ordenanzas, algunas relacionadas con obras de prevención ante el fenómeno de El Niño.
En ese proceso se le investigaba por haberse apropiado de la mitad del presupuesto designado para la ejecución del Mercado Popular de Huaraz, cuando era alcalde de esa ciudad.
En mayo del 2017 la sala penal liquidadora transitoria de Áncash, en Huaraz, desestimó el pedido de 8 años de prisión hecho contra Ríos por el Ministerio Público.
Cabe recordar que en dos ocasiones, el ex gobernador eligió mediante una votación simple a dos funcionarios de su gestión.
Esto debido a que el 25 de setiembre fue condenado a cinco años de cárcel por delito contra la administración pública.
En febrero de 2017, Ríos también fue sentenciado a un año de prisión suspendida por el delito de abuso de autoridad al haber anulado la designación de un funcionario del gobierno regional alegando que lo hacía debido a cuestiones institucionales.