Mexico

Falla pronóstico de Meade para el Buen Fin; apenas superó en 4% al de 2016

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Apenas el pasado 18 de octubre, el ahora presidenciable José Antonio Meade Kuribreña echó las campanas al vuelo y aseguró que en la séptima edición del Buen Fin las ventas superarían los 100 mil millones de pesos. Con tono optimista, Meade aseguró aquel día: “Este año habremos de buscar que el Buen Fin sea el mejor de todos, que supere los 100 mil millones de pesos, que abonarán a que las diferentes zonas y regiones reactiven su vitalidad por la vía del comercio y del turismo”. Ni al caso. No fue así. Muy lejos del crecimiento de 12% que el entonces secretario de Hacienda se imaginaba. Eso sí, el que mantuvo el optimismo fue Guajardo, quien de plano presumió que con el crecimiento de 4% se logró “posicionar nuevamente al comercio del país”, el cual ya venía en números a la baja. Lo que no dijo es que los consumidores aumentaron sus deudas para adquirir alguna pantalla, equipo de sonido, línea blanca, celular u otro artículo que estuvo en oferta. De acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico), el uso de tarjetas de crédito tuvo un aumento de 31% en la edición pasada del Buen Fin, respecto al 2016. De hecho, con este tipo de plástico se hicieron operaciones por 32 mil millones de pesos, casi una tercera parte del total de las ventas que tuvo el Buen Fin en su séptima edición. Por su parte, el uso de las tarjetas de débito aumentó 20.4% con un total de 23.3 mil millones de pesos en transacciones.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Apenas el pasado 18 de octubre, el ahora presidenciable José Antonio Meade Kuribreña echó las campanas al vuelo y aseguró que en la séptima edición del Buen Fin las ventas superarían los 100 mil millones de pesos.
Con tono optimista, Meade aseguró aquel día: “Este año habremos de buscar que el Buen Fin sea el mejor de todos, que supere los 100 mil millones de pesos, que abonarán a que las diferentes zonas y regiones reactiven su vitalidad por la vía del comercio y del turismo”.
Ni al caso.
No fue así.
Muy lejos del crecimiento de 12% que el entonces secretario de Hacienda se imaginaba.
Eso sí, el que mantuvo el optimismo fue Guajardo, quien de plano presumió que con el crecimiento de 4% se logró “posicionar nuevamente al comercio del país”, el cual ya venía en números a la baja.
Lo que no dijo es que los consumidores aumentaron sus deudas para adquirir alguna pantalla, equipo de sonido, línea blanca, celular u otro artículo que estuvo en oferta.
De acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico), el uso de tarjetas de crédito tuvo un aumento de 31% en la edición pasada del Buen Fin, respecto al 2016.
De hecho, con este tipo de plástico se hicieron operaciones por 32 mil millones de pesos, casi una tercera parte del total de las ventas que tuvo el Buen Fin en su séptima edición.
Por su parte, el uso de las tarjetas de débito aumentó 20.4% con un total de 23.3 mil millones de pesos en transacciones.