Noticas en Español

Matan con un drone a la “viuda blanca”, la británica reclutadora de ISIS

La “Viuda Blanca” británica del ISIS habría “muerto en un ataque norteamericano con un drone”, según los servicios de seguridad en Londres. Su hijo “Jo Jo” Dixon, de 11 años, también habría fallecido junto a ella. Sally Jones (50), una británica de Kent, era la mujer más buscada del ISIS y el gobierno británico la tenía a la cabeza de la “hit list” de sus objetivos. Ella era una cantante en una banda de música Punk, vivía de los beneficios sociales del Estado británico como una madre soltera, junto a sus dos hijos en Kent. Pero en el 2013 huyó hacía Siria cuando se enamoró del hacker Junaid Hussain, un británico de Birmingham, que se alistó con el ISIS. Con su muerte llegan a seis los británicos del ISIS muertos por ataques de drones en Siria. Pero sin tropas en el terreno, no pudieron comprobar su ADN. El retraso del conocimiento de la información se debía a que había dudas sobre si su hijo, menor y británico, había muerto o no en el ataque. Jones buscaba fugar de Raqqa cuando se intensificaron los bombardeos de la coalición sobre la entonces capital del ISIS y cuando había tropas especiales norteamericanas en el terreno al igual que británicas.

La “Viuda Blanca” británica del ISIS habría “muerto en un ataque norteamericano con un drone”, según los servicios de seguridad en Londres. Su hijo “Jo Jo” Dixon, de 11 años, también habría fallecido junto a ella.
Sally Jones (50), una británica de Kent, era la mujer más buscada del ISIS y el gobierno británico la tenía a la cabeza de la “hit list” de sus objetivos.
Ella era una cantante en una banda de música Punk, vivía de los beneficios sociales del Estado británico como una madre soltera, junto a sus dos hijos en Kent. Pero en el 2013 huyó hacía Siria cuando se enamoró del hacker Junaid Hussain, un británico de Birmingham, que se alistó con el ISIS.
Con su muerte llegan a seis los británicos del ISIS muertos por ataques de drones en Siria.
Pero sin tropas en el terreno, no pudieron comprobar su ADN.
El retraso del conocimiento de la información se debía a que había dudas sobre si su hijo, menor y británico, había muerto o no en el ataque.
Jones buscaba fugar de Raqqa cuando se intensificaron los bombardeos de la coalición sobre la entonces capital del ISIS y cuando había tropas especiales norteamericanas en el terreno al igual que británicas.