Colombia

Murió uno de los padres del folclor huilense, Ulises Charry

De luto amaneció la cultura opita al conocerse la madrugada de este domingo el fallecimiento del maestro Ulises Charry, a sus 76 años de edad, reconocido por sus entrañables rajaleñas, temas musicales y por ser el propietario de uno de los restaurantes más típicos de la región, La Casa del Folclor. La llama del folclorista se apagó en una de las habitaciones del Hospital Universitario de Neiva, donde permanecía desde hace varios días por una enfermedad que lo aquejaba. Charry fue reconocido por ser un defensor de las costumbres y tradiciones del pueblo opita y virtuoso intérprete del tiple y del requinto, fundador del grupo rajaleñero “Aires de Peñablanca”. Nació en Vegalarga (Neiva) el 17 de mayo de 1941 en el hogar de los esposos Camilo y Agripina. Confiesa que don Camilo, su progenitor, aprendió la picardía del Rajaleña y de misia Cuncia Pascua, Elías Cabrera, Antonio Olarte y Misael Dussán, la audacia de la trova y de la música campesina. En las noches de sanjuan y en las parrandas sampedrinas, aprendió de Efraín Dussán, el rasgueo del tiple, a puntear la guitarra y a valorar la raza de su pueblo. Su mayor preocupación ha sido la de sostener en el Huila las tradiciones y las costumbres de los abuelos. El 28 de enero de 1959 contrajo matrimonio con Celina Olarte formando una familia con tres hijos. Su velación se llevará a cabo desde las 4:00 de la tarde de este domingo en una de las saladas de la funeraria Los Olivos de Neiva, luego habrá una eucaristía en la Catedral Central y posteriormente sus honras fúnebres.

De luto amaneció la cultura opita al conocerse la madrugada de este domingo el fallecimiento del maestro Ulises Charry, a sus 76 años de edad, reconocido por sus entrañables rajaleñas, temas musicales y por ser el propietario de uno de los restaurantes más típicos de la región, La Casa del Folclor.
La llama del folclorista se apagó en una de las habitaciones del Hospital Universitario de Neiva, donde permanecía desde hace varios días por una enfermedad que lo aquejaba.
Charry fue reconocido por ser un defensor de las costumbres y tradiciones del pueblo opita y virtuoso intérprete del tiple y del requinto, fundador del grupo rajaleñero “Aires de Peñablanca”.
Nació en Vegalarga (Neiva) el 17 de mayo de 1941 en el hogar de los esposos Camilo y Agripina. Confiesa que don Camilo, su progenitor, aprendió la picardía del Rajaleña y de misia Cuncia Pascua, Elías Cabrera, Antonio Olarte y Misael Dussán, la audacia de la trova y de la música campesina.
En las noches de sanjuan y en las parrandas sampedrinas, aprendió de Efraín Dussán, el rasgueo del tiple, a puntear la guitarra y a valorar la raza de su pueblo.
Su mayor preocupación ha sido la de sostener en el Huila las tradiciones y las costumbres de los abuelos. El 28 de enero de 1959 contrajo matrimonio con Celina Olarte formando una familia con tres hijos.
Su velación se llevará a cabo desde las 4:00 de la tarde de este domingo en una de las saladas de la funeraria Los Olivos de Neiva, luego habrá una eucaristía en la Catedral Central y posteriormente sus honras fúnebres.