Noticas en Español

Nahir Galarza, la mujer más joven en ser condenada a prisión perpetua

Fueron seis meses intensos en los que la mirada de Nahir Galarza se mantuvo gélida e imperturbable pese al vendaval de flashes y comentarios a su alrededor. Sus explicaciones sobre un "accidente" que provocó los disparos y el argumento de que era víctima de violencia de género no convencieron finalmente al tribunal. Ayer los jueces Mauricio Deruddi, Arturo Dumón y Alicia Vivian sentenciaron a la joven de 19 años por el homicidio calificado de Fernando Pastorizzo por la relación de pareja que tenía con la víctima. Fue por eso que muchas personas se acercaron al tribunal para seguir desde allí la lectura del fallo. Incluso hostigaron al primer abogado defensor de Galarza -Víctor Rebossio- cuando este entró en el edificio de lo tribunales por otro trámite. El encargado de notificar a la joven sobre su derrota en la batalla judicial fue uno de sus abogados. Según expresó el juez Mauricio Deruddi, "los disparos que terminaron con la vida del novio de Galarza no fueron accidentales, sino que estuvieron dirigidos a menoscabar la vida de Fernando Pastorizzo". Con todo, la certeza de la existencia de la relación de pareja bastó para encuadrar el hecho como un homicidio calificado por el vínculo, para el cual solo corresponde la pena de prisión perpetua, según está tipificado en el artículo 80, inciso 1°, del Código Penal. Tanto las querellas como la fiscalía se manifestaron conformes con el resultado, mientras que la defensa de Galarza aseguró que se apelará "ante los organismos competentes", sosteniéndose el concepto de que la adolescente cometió el crimen en un contexto de violencia de género. Esa mujer de Gualeguaychú fue asesinada el 10 de julio pasado por su expareja y padre de su hija, Ramón de la Cruz Ortiz, quien fue condenado tres meses después del hecho a prisión perpetua por el homicidio doblemente calificado por mediar violencia de género y por el vínculo.

Fueron seis meses intensos en los que la mirada de Nahir Galarza se mantuvo gélida e imperturbable pese al vendaval de flashes y comentarios a su alrededor.
Sus explicaciones sobre un “accidente” que provocó los disparos y el argumento de que era víctima de violencia de género no convencieron finalmente al tribunal.
Ayer los jueces Mauricio Deruddi, Arturo Dumón y Alicia Vivian sentenciaron a la joven de 19 años por el homicidio calificado de Fernando Pastorizzo por la relación de pareja que tenía con la víctima.
Fue por eso que muchas personas se acercaron al tribunal para seguir desde allí la lectura del fallo.
Incluso hostigaron al primer abogado defensor de Galarza -Víctor Rebossio- cuando este entró en el edificio de lo tribunales por otro trámite.
El encargado de notificar a la joven sobre su derrota en la batalla judicial fue uno de sus abogados.
Según expresó el juez Mauricio Deruddi, “los disparos que terminaron con la vida del novio de Galarza no fueron accidentales, sino que estuvieron dirigidos a menoscabar la vida de Fernando Pastorizzo”.
Con todo, la certeza de la existencia de la relación de pareja bastó para encuadrar el hecho como un homicidio calificado por el vínculo, para el cual solo corresponde la pena de prisión perpetua, según está tipificado en el artículo 80, inciso 1°, del Código Penal.
Tanto las querellas como la fiscalía se manifestaron conformes con el resultado, mientras que la defensa de Galarza aseguró que se apelará “ante los organismos competentes”, sosteniéndose el concepto de que la adolescente cometió el crimen en un contexto de violencia de género.
Esa mujer de Gualeguaychú fue asesinada el 10 de julio pasado por su expareja y padre de su hija, Ramón de la Cruz Ortiz, quien fue condenado tres meses después del hecho a prisión perpetua por el homicidio doblemente calificado por mediar violencia de género y por el vínculo.