Noticas en Español

Príncipe de Japón rinde sabio mensaje a 7 años de la tragedia

TOKIO.- El Príncipe de Japón, Akishino, y la princesa Kiko, se inclinan frente a un altar para las víctimas del sismo y el tsunami ocurridos el 11 de marzo de 2011, en el séptimo servicio nacional de homenaje,en esta misma ciudad. El Príncipe Akishino dirigió unas palabras a la concurrencia las cuales en las cuales expresaba; "es mi ferviente esperanza que entreguemos el conocimiento a las generaciones futuras para proteger a muchas personas de los peligros de los desastres". "It is my earnest hope that we hand down the knowledge to future generations in order to protect many people from the dangers of disasters." A wise #DRR message from Prince Akishino on anniversary of Japan #earthquake and #tsunami #SendaiFramework #SDGs https://t.co/sLlgBbFfBi pic.twitter.com/mXEHW2F8LX — UNISDR (@unisdr) 11 de marzo de 2018 Japón ha conmemorado con diversas ceremonias y un minuto de silencio el séptimo aniversario del terremoto y tsunami que arrasaron la costa nororiental del país y provocaron en Fukushima unos de los peores accidentes atómicos de la historia. En diversos puntos de Japón, y especialmente en las zonas más afectadas por el tsunami, se ha homenajeado a los más de 18.000 muertos y desaparecidos que ha dejado la catástrofe y se ha guardado un minuto de silencio a las 14.46 hora local (06.46 hora española), la misma en la que golpeó el terremoto de 9 grados Richter que desencadenó la tragedia. Al igual que en años precedentes, en Tokio se ha organizado una solemne ceremonia en el Teatro Nacional en la que ha participado el primer ministro nipón, Shinzo Abe, y que de nuevo fue presidida por el príncipe Akishino y la princesa Kiko. El agua dejó a la planta sin sistemas de refrigeración, lo que acabó provocando la fusión parcial de los tres reactores que en ese momento se encontraban operativos. A día de hoy un total de 73.349 personas siguen alojadas en casas temporales, residencias de familiares y centros hospitalarios repartidos por el territorio nipón, según las últimas cifras publicadas por la agencia japonesa para la reconstrucción de la región nordeste del país. La mayoría de ellas fue evacuada de las zonas más cercanas a la malograda central nuclear, algunas de las cuales aún se consideran inhabitables dados los altos niveles de radiación. Varias zonas han sido reabiertas progresivamente tras completar tareas de limpieza y descontaminación radiactiva, pero muy pocos han querido regresar a sus antiguos hogares por el miedo a que persista la radiactividad y por haber rehecho su vida en otros lugares.

TOKIO.- El Príncipe de Japón, Akishino, y la princesa Kiko, se inclinan frente a un altar para las víctimas del sismo y el tsunami ocurridos el 11 de marzo de 2011, en el séptimo servicio nacional de homenaje,en esta misma ciudad.
El Príncipe Akishino dirigió unas palabras a la concurrencia las cuales en las cuales expresaba; “es mi ferviente esperanza que entreguemos el conocimiento a las generaciones futuras para proteger a muchas personas de los peligros de los desastres”. “It is my earnest hope that we hand down the knowledge to future generations in order to protect many people from the dangers of disasters.”
A wise #DRR message from Prince Akishino on anniversary of Japan #earthquake and #tsunami #SendaiFramework #SDGs https://t.co/sLlgBbFfBi pic.twitter.com/mXEHW2F8LX — UNISDR (@unisdr) 11 de marzo de 2018 Japón ha conmemorado con diversas ceremonias y un minuto de silencio el séptimo aniversario del terremoto y tsunami que arrasaron la costa nororiental del país y provocaron en Fukushima unos de los peores accidentes atómicos de la historia.
En diversos puntos de Japón, y especialmente en las zonas más afectadas por el tsunami, se ha homenajeado a los más de 18.000 muertos y desaparecidos que ha dejado la catástrofe y se ha guardado un minuto de silencio a las 14.46 hora local (06.46 hora española), la misma en la que golpeó el terremoto de 9 grados Richter que desencadenó la tragedia.
Al igual que en años precedentes, en Tokio se ha organizado una solemne ceremonia en el Teatro Nacional en la que ha participado el primer ministro nipón, Shinzo Abe, y que de nuevo fue presidida por el príncipe Akishino y la princesa Kiko.
El agua dejó a la planta sin sistemas de refrigeración, lo que acabó provocando la fusión parcial de los tres reactores que en ese momento se encontraban operativos.
A día de hoy un total de 73.349 personas siguen alojadas en casas temporales, residencias de familiares y centros hospitalarios repartidos por el territorio nipón, según las últimas cifras publicadas por la agencia japonesa para la reconstrucción de la región nordeste del país.
La mayoría de ellas fue evacuada de las zonas más cercanas a la malograda central nuclear, algunas de las cuales aún se consideran inhabitables dados los altos niveles de radiación.
Varias zonas han sido reabiertas progresivamente tras completar tareas de limpieza y descontaminación radiactiva, pero muy pocos han querido regresar a sus antiguos hogares por el miedo a que persista la radiactividad y por haber rehecho su vida en otros lugares.