Uncategorized

Coima policial fatal en Avellaneda: los puntos oscuros de la trama y qué había dentro del sobre que intentó cobrar el comisario muerto

Según el expediente que instruye la fiscal María Soledad Garibaldi, la muerte violenta del comisario de la Policía Bonaerense Hernán David Martín, cabeza del área de Drogas de la DDI de Lanús-Avellaneda, con siete balazos que ingresaron en su cuerpo de atrás hacia adelante, no se trató "un asesinato", "una ejecución", o "una emboscada" por parte de efectivos de la Policía Federal, tal como sostiene Sandra Ojeda, la viuda del comisario y su abogado, Edgardo García. Según el expediente, Martín intentó atropellar con un Toyota Etios- propiedad de la DDI- a los policías de la Federal que estaban ahí por órdenes de la fiscal para "cortar" una extorsión de una banda de efectivos de la Bonaerense que presuntamente lideraba el comisario muerto. Uno de ellos aún lucha por su vida en el hospital Churruca. Parte del relato no se condice con lo que se ve en las cámaras de seguridad. El comisario inspector Fabián Salemme, cabeza del operativo, afirmó que la víctima del apriete les informó que el comisario Martín y su banda la citaron "en el interior de la estación de servicio Shell, sita en la bajada del acceso Sudeste KM 9, del partido de Avellaneda". Antes, el jefe policial explica a las mujeres que en cuanto identifiquen al, o los cobradores de la bonaerense, le entreguen los sobres con "el supuesto dinero". "Instantes después –sigue el comisario en su relato- la denunciante junto a su acompañante llegaron hasta la puerta de ingreso de la cafetería, lugar dónde fueron interceptadas por una de las dos personas de sexo masculino ya nombradas quienes se encontraban previamente en el interior del lugar". A ese hombre que las cruza no se lo identifica en el acta con nombre y apellido pero, según las cámaras de seguridad de la estación de servicio Shell, se trata del capitán bonaerense Eduardo Franicevich. A diferencia del relato del jefe del operativo, no se puede apreciar la intención de Martín de parar para subir a bordo al capitán de la Bonaerense, presuntamente al ver como Franicevich es rodeado por dos hombres de civil, uno de los cuales le apoya un arma a la altura del estómago. En las imágenes se observan solo los fogonazos por parte de dos de los efectivos de la PFA en dirección hacia el auto que conducía Martín.
El comisario Hernan David Martin, muerto en un supuesto intento de cobrar una coima.
El comisario Hernan David Martin, muerto en un supuesto intento de cobrar una coima.

Según el expediente que instruye la fiscal María Soledad Garibaldi, la muerte violenta del comisario de la Policía Bonaerense Hernán David Martín, cabeza del área de Drogas de la DDI de Lanús-Avellaneda, con siete balazos que ingresaron en su cuerpo de atrás hacia adelante, no se trató “un asesinato”, “una ejecución”, o “una emboscada” por parte de efectivos de la Policía Federal, tal como sostiene Sandra Ojeda, la viuda del comisario y su abogado, Edgardo García.

Según el expediente, Martín intentó atropellar con un Toyota Etios- propiedad de la DDI- a los policías de la Federal que estaban ahí por órdenes de la fiscal para “cortar” una extorsión de una banda de efectivos de la Bonaerense que presuntamente lideraba el comisario muerto.

Por el momento, la Justicia considera que Martín disparó con su arma reglamentaria que hirió a dos efectivos. Uno de ellos aún lucha por su vida en el hospital Churruca.

La acusación contra el comisario muerto tiene su base en el acta redactada a la 1:30 de la madrugada del 30 de marzo por los oficiales de la División Antidrogas Urbanas de la PFA, convocados para el operativo encubierto por la fiscal Garibaldi, la titular de la UFI Nº4 de Avellaneda.

La orden de Garibaldi fue desarticular y apresar a la banda de presuntos policías corruptos de la provincia de Buenos Aires que iban a cobrar 170 mil pesos producto de una extorsión a un peluquero dominicano, al que habrían amenazado con fabricarle una causa por drogas. La mujer del hombre y una amiga se disponían a pagarlo con la Federal lista para actuar en cuanto la transacción fuese realizada.

En las cuatro carillas del acta de procedimiento, a la que accedió de manera exclusiva Infobae, se detalla desde el momento en que los federales arman el sobre con el supuesto dinero de la extorsión hasta la muerte de Martín certificada por un médico del SAME provincial al que, con el caos que reinaba después de la balacera, no le llegaron a tomar el nombre.

En las fojas del expediente al envoltorio con el dinero marcado se los llama “tocomocho”, un viejo término, un cuento del tío que viene del submundo de las estafas. Allí se aclara que en vez de los 170.000 pesos que le faltaba a la pareja para completar el supuesto pago extorsivo –ya habían abonado 30 mil el 28 de marzo a la mañana- había apenas dos mil pesos.

Un efectivo de la Federal se encargó de fotografiarlos con su celular y volcar la numeración en una planilla: había un billete de mil pesos, un billete de 500, tres billetes de 200 y tres billetes de cien. El contenido del sobre se completaba con papeles sin valor.

El dinero que estaba dentro de los sobres.
El dinero que estaba dentro de los sobres.

El abogado García, que representa a la familia de Martín, asegura con vehemencia que lo declarado bajo juramento en la causa que instruye la fiscal Garibaldi por los policías que dependen políticamente de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich “es falso y contradice a las cámaras de seguridad incorporadas a la causa por los investigadores y de amplia repercusión pública”.

Sin embargo, todavía hay un hueco para dudar: la fiscal Garibaldi aún espera los resultados de las pericias balísticas del hecho encargadas a Gendarmería que serán determinantes para establecer responsabilidades.

Por otra parte, está el relato de los comisarios de la Federal responsables del procedimiento a la fiscal Garibaldi, que no estaba en el lugar de los hechos al momento del tiroteo, sino que llegó después. Parte del relato no se condice con lo que se ve en las cámaras de seguridad.

El comisario inspector Fabián Salemme, cabeza del operativo, afirmó que la víctima del apriete les informó que el comisario Martín y su banda la citaron “en el interior de la estación de servicio Shell, sita en la bajada del acceso Sudeste KM 9, del partido de Avellaneda”. Salemme concurre al lugar a bordo de un…