Argentina

Cómo cambia la forma de acceder a la vivienda tras los anuncios de Macri

Esto equivale a una menor barrera de ingreso a la vivienda y un abaratamiento de los costos para los desarrolladores, que ya que no tendrán que acceder a un crédito puente porque se valdrán del préstamo que el banco le da al comprador final con una tasa menor. Hoy solo se puede sacar un crédito hipotecario contra una vivienda escriturada en el Registro de la Propiedad Inmueble, que es el bien afectado, y la opción de comprar desde el pozo es para inversores o ahorristas que cuentan con gran parte del dinero, porque en general se paga el boleto y luego pocas cuotas hasta terminar el pago total en la escrituración. La innovación es que ahora se podrá tomar un préstamo de características hipotecarias contra el boleto -que será ingresado al Sistema Nacional de Acreditación de Documentos Inmobiliarios Privados por un corredor inmobiliario matriculado mediante la firma digital- y financiar el resto, porque el boleto va a estar afectado al dominio, lo cual tiene efectos frente a terceros si hay una quiebra del constructor. "Esperamos que todas las provincias adhieran a esta plataforma, para que este sea un proyecto federal, para ayudar a poner en marcha a la Argentina", sostuvo, y agregó: "Sabemos que estas herramientas van a ser más útiles si logramos consolidar la transformación, el equilibrio macroeconómico. Por su parte, el presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), Alejandro Bennazar, que participó del diseño del sistema de boleto digital, dijo que son "conscientes de los tiempos difíciles", pero que parte de la solución al problema radica en la modernización del Estado. En tanto, el presidente de la Asociación de Empresarios de la Vivienda, Miguel Camps, dijo que "no es que el boleto digital va reactivar en sí el sector, sino que es una herramienta que va a hacer que, cuando venga la reactivación, fluya mejor" Cómo cambia el acceso a la vivienda ¿Cómo es el actual sistema? Hoy sólo se puede sacar un crédito hipotecario contra una vivienda escriturada en el Registro de la Propiedad Inmueble, que es el bien afectado, y la opción de comprar desde el pozo es para inversores o ahorristas que cuentan con gran parte del dinero, porque en general se paga el boleto y luego pocas cuotas hasta la escrituración. La innovación es que ahora se podrá tomar un préstamo de características hipotecarias contra el boleto-que será ingresado al Sistema Nacional de Acreditación de Documentos Inmobiliarios Privados por un corredor inmobiliario matriculado mediante la firma digital- y financiar el resto porque el boleto va a estar afectado al dominio lo cual tiene efectos frente a terceros si hay una quiebra del constructor. No, porque el desarrollador cuando adquiere el terreno lo tiene que escriturar y luego, cuando concluye el proceso con el final de obra y su aprobación, se firma la escritura de venta y el inmueble se inscribe en el Registro de la Propiedad Inmueble con intervención de un escribano. Tampoco tendrá que acceder a un crédito puente, sino que se vale del préstamo que el banco le da al comprador final con una tasa menor porque es hipotecaria.

Esto equivale a una menor barrera de ingreso a la vivienda y un abaratamiento de los costos para los desarrolladores, que ya que no tendrán que acceder a un crédito puente porque se valdrán del préstamo que el banco le da al comprador final con una tasa menor.
Hoy solo se puede sacar un crédito hipotecario contra una vivienda escriturada en el Registro de la Propiedad Inmueble, que es el bien afectado, y la opción de comprar desde el pozo es para inversores o ahorristas que cuentan con gran parte del dinero, porque en general se paga el boleto y luego pocas cuotas hasta terminar el pago total en la escrituración.
La innovación es que ahora se podrá tomar un préstamo de características hipotecarias contra el boleto -que será ingresado al Sistema Nacional de Acreditación de Documentos Inmobiliarios Privados por un corredor inmobiliario matriculado mediante la firma digital- y financiar el resto, porque el boleto va a estar afectado al dominio, lo cual tiene efectos frente a terceros si hay una quiebra del constructor. “Esperamos que todas las provincias adhieran a esta plataforma, para que este sea un proyecto federal, para ayudar a poner en marcha a la Argentina”, sostuvo, y agregó: “Sabemos que estas herramientas van a ser más útiles si logramos consolidar la transformación, el equilibrio macroeconómico.
Por su parte, el presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), Alejandro Bennazar, que participó del diseño del sistema de boleto digital, dijo que son “conscientes de los tiempos difíciles”, pero que parte de la solución al problema radica en la modernización del Estado.
En tanto, el presidente de la Asociación de Empresarios de la Vivienda, Miguel Camps, dijo que “no es que el boleto digital va reactivar en sí el sector, sino que es una herramienta que va a hacer que, cuando venga la reactivación, fluya mejor” Cómo cambia el acceso a la vivienda ¿Cómo es el actual sistema?
Hoy sólo se puede sacar un crédito hipotecario contra una vivienda escriturada en el Registro de la Propiedad Inmueble, que es el bien afectado, y la opción de comprar desde el pozo es para inversores o ahorristas que cuentan con gran parte del dinero, porque en general se paga el boleto y luego pocas cuotas hasta la escrituración.
La innovación es que ahora se podrá tomar un préstamo de características hipotecarias contra el boleto-que será ingresado al Sistema Nacional de Acreditación de Documentos Inmobiliarios Privados por un corredor inmobiliario matriculado mediante la firma digital- y financiar el resto porque el boleto va a estar afectado al dominio lo cual tiene efectos frente a terceros si hay una quiebra del constructor.
No, porque el desarrollador cuando adquiere el terreno lo tiene que escriturar y luego, cuando concluye el proceso con el final de obra y su aprobación, se firma la escritura de venta y el inmueble se inscribe en el Registro de la Propiedad Inmueble con intervención de un escribano.
Tampoco tendrá que acceder a un crédito puente, sino que se vale del préstamo que el banco le da al comprador final con una tasa menor porque es hipotecaria.