Argentina

El 35% de los inquilinos jóvenes debieron volver a vivir con sus padres

Además, el informe detalla que los jóvenes destinan más del 60% de sus ingresos en gastos fijos de la vivienda. No lo puedo sostener más y el mes que viene tengo que dejar mi casa para volver a lo de mis padres en Lugano”, cuenta Ana Martínez (30) que ya está vendiendo los muebles de lo que dejará de ser su casa, en Floresta. La joven dice que “con un sueldo de $15 mil, no se aguanta más tener gastos fijos de $13 mil”. “Vienen tarifas tremendas, me llega una factura de $700 de agua y me quiero morir”, afirma Martínez que volverá a la habitación donde se crió. También hay casos de jóvenes que habían llegado a Buenos Aires con la expectativa de formarse en carreras universitarias que en algunas partes del interior no existen y ahora volvieron a sus provincias. “Cuando se renueva el contrato, el alquiler aumenta un 39% y hay otra suba semestral del 17% estipulada previamente, que no se pueden negar a pagarla porque si no, los desalojan. La encuesta realizada a 4.200 personas detalla que los inquilinos deben destinar el 47% de sus ingresos a los gastos de alquiler -sin expensas ni servicios-, lo que significan 6 puntos más que el año pasado. Pero en el caso de los jóvenes, la cifra asciende a un 55% de sus ingresos, el mismo porcentaje que los mayores de 56 años. Uno de ellos es que varias le continúan cobrando al inquilino la comisión para entrar a una propiedad, a pesar que hace casi dos años la Legislatura porteña determinó que lo debe abonar el propietario. Daniel Lipovetsky, el diputado de Cambiemos que trabaja en la Ley de Alquileres (ver aparte), explica que “no hay una regulación en las garantías, pero que las inmobiliarias pidan dos es un abuso”.

Además, el informe detalla que los jóvenes destinan más del 60% de sus ingresos en gastos fijos de la vivienda.
No lo puedo sostener más y el mes que viene tengo que dejar mi casa para volver a lo de mis padres en Lugano”, cuenta Ana Martínez (30) que ya está vendiendo los muebles de lo que dejará de ser su casa, en Floresta.
La joven dice que “con un sueldo de $15 mil, no se aguanta más tener gastos fijos de $13 mil”.
“Vienen tarifas tremendas, me llega una factura de $700 de agua y me quiero morir”, afirma Martínez que volverá a la habitación donde se crió.
También hay casos de jóvenes que habían llegado a Buenos Aires con la expectativa de formarse en carreras universitarias que en algunas partes del interior no existen y ahora volvieron a sus provincias.
“Cuando se renueva el contrato, el alquiler aumenta un 39% y hay otra suba semestral del 17% estipulada previamente, que no se pueden negar a pagarla porque si no, los desalojan.
La encuesta realizada a 4.200 personas detalla que los inquilinos deben destinar el 47% de sus ingresos a los gastos de alquiler -sin expensas ni servicios-, lo que significan 6 puntos más que el año pasado.
Pero en el caso de los jóvenes, la cifra asciende a un 55% de sus ingresos, el mismo porcentaje que los mayores de 56 años.
Uno de ellos es que varias le continúan cobrando al inquilino la comisión para entrar a una propiedad, a pesar que hace casi dos años la Legislatura porteña determinó que lo debe abonar el propietario.
Daniel Lipovetsky, el diputado de Cambiemos que trabaja en la Ley de Alquileres (ver aparte), explica que “no hay una regulación en las garantías, pero que las inmobiliarias pidan dos es un abuso”.