Uncategorized

Hugo Moyano y el kirchnerismo se juegan la vida

Hablamos de Hugo Moyano, el líder del gremio camionero, y del kirchnerismo y sus aliados. Ambos bandos están cercados por causas de corrupción. Sobre todo a la CGT que cortó las negociaciones con el Gobierno y programó, en forma autónoma, otra medida de fuerza para la última semana de este mes. El lunes 25, un día antes del tercer partido de la selección de fútbol en el Mundial de Rusia. El Gobierno advirtió sobre la aplicación del protocolo anti-tomas de los colegios. El paro del jueves había sido llamado, en origen, por la CTA del kirchnerista docente Hugo Yasky y de Pablo Micheli. Que también milita en la CTA. Las negociaciones empezarían a pasar, desde el Gobierno y los gremios, por otro andarivel. Pero no lo lograron. Después que mantuvieron bloqueada la discusión en el poder –a instancia de sus jefes, Néstor y Cristina-- durante más de una década.
Hugo Moyano, en la sede del Sindicato de Camioneros. (Foto: Alfredo Martínez)
Hugo Moyano, en la sede del Sindicato de Camioneros. (Foto: Alfredo Martínez)

Detrás de los dos grandes temas que envuelven ahora a la Argentina –la conflictividad social y la Ley del Aborto—se esconden en la agitación política actores atravesados por los mismos intereses. Hablamos de Hugo Moyano, el líder del gremio camionero, y del kirchnerismo y sus aliados. Ambos bandos están cercados por causas de corrupción. De hecho, el juez Julián Ercolini elevó a juicio oral la causa por defraudación millonaria al fisco del empresario K Cristóbal López. En la misma grilla figura el ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. El gran recaudador y financista de la “década ganada”. También, el artífice de una sofisticada maniobra que posibilitó el delito. A Moyano lo perturban, sobre siete causas en curso, dos de ellas: ambas tienen que ver con sospechas de lavado de dinero y exhiben como enclave, directo o indirecto, a su club Independiente.

El líder camionero, con el llamado a la huelga de mañana, le marcó el terreno a todo el sindicalismo. Sobre todo a la CGT que cortó las negociaciones con el Gobierno y programó, en forma autónoma, otra medida de fuerza para la última semana de este mes. El lunes 25, un día antes del tercer partido de la selección de fútbol en el Mundial de Rusia. Que también se barajó como alternativa para garantizarse adhesión y ausentismo. Hubiera sido demasiado. El kirchnerismo y sus aliados, que se suman a los paros, hacen punta en las acciones directas por la Ley del Aborto. La última de ellas la toma de una decena de colegios. Nada de esto empaña la legitimidad del debate sobre despenalización que empezará a definirse entre este miércoles y el jueves en la Cámara de Diputados. Pero cada cosa debe estar en su lugar. Moyano y los K conocen a la perfección que el alboroto callejero es siempre un terreno en el cual ni el Gobierno ni Cambiemos se desenvuelven con comodidad.

sabat moyano 13062018
El jefe Camionero, Hugo Moyano. (Ilustración: Hermenegildo Sábat)

Está a la vista. El Gobierno advirtió sobre la aplicación del protocolo anti-tomas de los colegios. Nuevo Encuentro, la agrupación de Martín Sabbatella, fiel bajo las faldas de Cristina Fernández, hizo circular un instructivo entre los estudiantes sobre cómo enfrentar aquella situación. En el poder decidieron posponer el protocolo para una mejor ocasión. Quizás nunca. La sola chance de una refriega con los escolares pareció estremecerlos.

El paro del jueves había sido llamado, en origen, por la CTA del kirchnerista docente Hugo Yasky y de Pablo Micheli. Al cual se unieron, en jornada doble, los docentes de Buenos Aires. Y en un solo día, además, los maestros de la Ciudad. La proa bonaerense pertenece al titular de SUTEBA, Roberto Baradel. Que también milita en la CTA. El barbado dirigente, a partir de la crisis que detonó la última corrida financiera, resolvió que era momento de recuperar posiciones en la prolongada pulseada política que viene perdiendo con María Eugenia Vidal. Los movimientos parecieran sincronizados. Moyano aprovecha el momento de mayor debilidad de Mauricio Macri. Baradel pretende iniciar el lijamiento de la gobernadora bonaerense que, pese a todo, sigue teniendo…