Chile

Idea de la UDI de ir al TC no genera consenso en Chile Vamos

Tras participar esta semana en una de las sesiones del Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica, la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, se enteró del ingreso a Contraloría del reglamento elaborado por el gobierno de Sebastián Piñera para aplicar ley que despenaliza el aborto en tres causales, que -entre otras materias- regula la objeción de conciencia institucional. A la distancia, la timonel gremialista activó inmediatamente la revisión jurídica del documento, que estará a cargo de dos abogados cercanos a la directiva. ¿El objetivo? “Estamos estudiando el reglamento, porque creemos que a pesar de que el gobierno lo redactó sin margen para hacer algo distinto, este atenta contra la objeción de conciencia”, dijo a La Tercera Van Rysselberghe. “Hemos pedido a algunos abogados constitucionalistas que evalúen el reglamento de manera de poder estudiar si atenta contra la objeción de conciencia, porque el Tribunal Constitucional ya dijo que la objeción era un derecho”, añadió la senadora. “En mi opinión, antes de recurrir al TC es necesario medir el impacto de la vulneración de derechos que podría eventualmente suscitarse por parte de aquellas instituciones objetoras de conciencia hacia las mujeres”, sostuvo hoy el jefe de bancada, Leopoldo Pérez. “Aquí sí se recoge el fallo del TC, aquí no se les está prohibiendo a las instituciones que quieran optar por la objeción de conciencia institucional que lo hagan”, añadió Pérez, quien de todos modos aseguró que su partido debe discutir qué postura adoptará sobre el tema. Una posición similar planteó el secretario general, Felipe Cisternas. Desde Evópoli, en tanto, su presidente, Hernán Larraín Matte, manifestó su apoyo a la redacción del documento realizada por el gobierno. Sobre la opción de ir al TC que levanta la UDI, señaló que “en una primera evaluación, Evópoli no está por recurrir al Tribunal Constitucional”.

Tras participar esta semana en una de las sesiones del Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica, la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, se enteró del ingreso a Contraloría del reglamento elaborado por el gobierno de Sebastián Piñera para aplicar ley que despenaliza el aborto en tres causales, que -entre otras materias- regula la objeción de conciencia institucional.
A la distancia, la timonel gremialista activó inmediatamente la revisión jurídica del documento, que estará a cargo de dos abogados cercanos a la directiva.
¿El objetivo?
“Estamos estudiando el reglamento, porque creemos que a pesar de que el gobierno lo redactó sin margen para hacer algo distinto, este atenta contra la objeción de conciencia”, dijo a La Tercera Van Rysselberghe.
“Hemos pedido a algunos abogados constitucionalistas que evalúen el reglamento de manera de poder estudiar si atenta contra la objeción de conciencia, porque el Tribunal Constitucional ya dijo que la objeción era un derecho”, añadió la senadora.
“En mi opinión, antes de recurrir al TC es necesario medir el impacto de la vulneración de derechos que podría eventualmente suscitarse por parte de aquellas instituciones objetoras de conciencia hacia las mujeres”, sostuvo hoy el jefe de bancada, Leopoldo Pérez.
“Aquí sí se recoge el fallo del TC, aquí no se les está prohibiendo a las instituciones que quieran optar por la objeción de conciencia institucional que lo hagan”, añadió Pérez, quien de todos modos aseguró que su partido debe discutir qué postura adoptará sobre el tema.
Una posición similar planteó el secretario general, Felipe Cisternas.
Desde Evópoli, en tanto, su presidente, Hernán Larraín Matte, manifestó su apoyo a la redacción del documento realizada por el gobierno.
Sobre la opción de ir al TC que levanta la UDI, señaló que “en una primera evaluación, Evópoli no está por recurrir al Tribunal Constitucional”.