Colombia

La voz de las mujeres víctimas de Caldas

Jamás le contó a nadie lo que le había sucedido. Pero un día escuché a una mujer también víctima de violencia sexual hablar sobre su experiencia, y mi vida tuvo un éxtasis. En 2009, ella y dos mujeres víctimas de violencia sexual fundaron la Asociación de Mujeres Víctimas del Conflicto Gestionando Paz, que no solo se ocupa de atender a las mujeres víctimas, sino a los hijos que les hicieron a la fuerza y que ellas eligieron criar. Gestionando Paz ha impactado a unas 5.000 mujeres, no solo en Caldas. “Lo que Ludirlena pretende es garantizar el derecho de esas mujeres que son o han sido víctimas. Hace parte de la Red Nacional de Mujeres, fue representante del Comité de Justicia Transicional y participó en los trabajos de la Corporación Programa Desarrollo para la Paz en Magdalena Centro, además de estar a la cabeza de su fundación. “Mi cuerpo es mi territorio” cuenta las historias de las mujeres víctimas de la guerra y las invita a apropiarse de nuevo de su corporalidad, a reclamar el espacio que merecen ocupar en el mundo. El 2 de agosto de 2018, Gestionando Paz presentó 68 casos de violencia sexual en Caldas ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Casi siempre se las ve en las calles de Pereira o La Dorada contando lo que les pasó, con carteles en alto. Me siento feliz de romper el silencio, Con mi voz voy a incidir para que otras mujeres también lo hagan”.

Jamás le contó a nadie lo que le había sucedido.
Pero un día escuché a una mujer también víctima de violencia sexual hablar sobre su experiencia, y mi vida tuvo un éxtasis.
En 2009, ella y dos mujeres víctimas de violencia sexual fundaron la Asociación de Mujeres Víctimas del Conflicto Gestionando Paz, que no solo se ocupa de atender a las mujeres víctimas, sino a los hijos que les hicieron a la fuerza y que ellas eligieron criar.
Gestionando Paz ha impactado a unas 5.000 mujeres, no solo en Caldas.
“Lo que Ludirlena pretende es garantizar el derecho de esas mujeres que son o han sido víctimas.
Hace parte de la Red Nacional de Mujeres, fue representante del Comité de Justicia Transicional y participó en los trabajos de la Corporación Programa Desarrollo para la Paz en Magdalena Centro, además de estar a la cabeza de su fundación.
“Mi cuerpo es mi territorio” cuenta las historias de las mujeres víctimas de la guerra y las invita a apropiarse de nuevo de su corporalidad, a reclamar el espacio que merecen ocupar en el mundo.
El 2 de agosto de 2018, Gestionando Paz presentó 68 casos de violencia sexual en Caldas ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).
Casi siempre se las ve en las calles de Pereira o La Dorada contando lo que les pasó, con carteles en alto.
Me siento feliz de romper el silencio, Con mi voz voy a incidir para que otras mujeres también lo hagan”.