Uncategorized

Las cuentas en dinero y tiempo que hace EPM en Hidroituango

El estado de la casa de máquinas, el corazón de Hidroituango, una caverna de 240 metros de longitud, 23 metros de ancho y 49 metros de alto, es alentador, pero el pronóstico de su puesta a punto es todavía incierto. Para tener mayor certeza, la próxima semana llegará un grupo de expertos de una firma internacional con la que EPM suscribirá dos contratos: uno patológico, que determine un diagnóstico más definitivo de qué tratamiento hay que hacerle a la casa de máquinas, y otro con una prospectiva de los costos que esto acarrearía. Allí se requerirían 55.000 metros cúbicos de grava, cuyo trabajo se demoraría unos 20 meses. Añadió Maya que la parte estructural de la casa de máquinas está en buen estado, aunque hay unos daños en la porción de concreto del suelo en donde quieren ver la manera de limpiar y recuperar ese espacio para la instalación de las turbinas. Esperan que las primeras comiencen a operar en el 2021. Los activos que están en venta son tres negocios que tienen en Chile: Aguas Antofagasta, Parque Cururos y una subestación de energía. El otro hito es la culminación de la presa, que está en una altura de 418 metros sobre el nivel del mar (m. s. n. m.), y la idea es llevarla a los 435. Para realizar las adecuaciones en esta parte, Giraldo indicó que hay dos posibilidades: la primera, bajar el nivel del embalse, para lo cual se reforzaría la descarga intermedia para que por allí pasen 800 m³ por segundo y se tendría que construir otro túnel. Es algo que estamos valorando y esperamos que se pueda hacer porque construir otro túnel es un riesgo alto para el macizo, y se necesitaría la autorización de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), lo que tomaría más tiempo y recursos”, indicó el ingeniero Giraldo. A mediados de febrero de este año, EPM participó en la subasta de asignaciones de obligaciones de energía firme en Colombia 2022-2023, lo que provocó críticas sobre si Hidroituango podrá generar los 2.400 megavatios (el 17 por ciento de la energía del país).
Hidroituango
Cerca de 3.600 personas trabajan para recuperar la casa de máquinas, que estaría limpia en unos ocho meses.

El estado de la casa de máquinas, el corazón de Hidroituango, una caverna de 240 metros de longitud, 23 metros de ancho y 49 metros de alto, es alentador, pero el pronóstico de su puesta a punto es todavía incierto.

La estructura, equivalente a un edificio de 17 pisos, todavía tiene entre 6 y 7 metros inundados.

Según el cronograma de EPM, dentro de seis u ocho meses se tendría completamente limpio el espacio y podrían iniciarse las labores de recuperación. Sin embargo, son especulaciones.

Para tener mayor certeza, la próxima semana llegará un grupo de expertos de una firma internacional con la que EPM suscribirá dos contratos: uno patológico, que determine un diagnóstico más definitivo de qué tratamiento hay que hacerle a la casa de máquinas, y otro con una prospectiva de los costos que esto acarrearía.

Uno de los retos consiste en reparar y rellenar el vacío u oquedad —de 80 metros de alto por 20 de ancho y 20 de largo— para evitar daños en la casa de máquinas y la captación. Allí se requerirían 55.000 metros cúbicos de grava, cuyo trabajo se demoraría unos 20 meses.

“De no hacer esta reparación y no haber cerrado las compuertas a principio de año, el embalse podría unirse con la casa de máquinas, y así se perdería el control del proyecto”, explicó John Maya, vicepresidente ejecutivo de Proyectos e Ingeniería de EPM.

Añadió Maya que la parte estructural de la casa de máquinas está en buen estado, aunque hay unos daños en la porción de concreto del suelo en donde quieren ver la manera de limpiar y recuperar ese espacio para la instalación de las turbinas. Esperan que las primeras comiencen a operar en el 2021.

En este espacio trabajan 3.600 personas en tres turnos para lograr ponerlo a punto. Hasta no lograr acceder y hacer la limpieza necesaria, EPM no ha indicado si requerirá maquinaria amarilla tradicional u otro tipo de tecnología para salvar la caverna.

Ya…