Argentina

Los De Vido vs. los Kirchner: una relación sin retorno y con más cartas en el mazo

De total relevancia entre ellos. Alessandra Minnicelli es la esposa de De Vido. Apodada “Lali”, ex funcionaria de la SIGEN en tiempo en los que su marido gestionaba 107 mil millones de dólares sólo en obra pública, acaba de demostrarle a la ex presidente Cristina Fernández que sí, que es su familia, de forma indubitable los que se sienten traicionados por el modo en el que cayó preso “Julio”. En un reportaje con el periodista Luis Novaresio, Minnicelli explicitó lo que el ex ministro de Planificación daba a entender casi del mismo modo en cartas escritas en su calabozo. Después de decir que respetaba a la ex presidente “intelectualmente”, “Lali” sintetizó lo dicho por su marido en el género epistolar de debate peronista en el que fue vanguardia (ayer Amado Boudou también le envió una carta a Gabriel Mariotto, pero en tono amistoso). En radio, Minnicelli dijo lo mismo que dice De Vido en prisión: “En estas circunstancias ha tenido un gesto inhumano hacia conmigo, hacia mi familia, somos muchos en la familia y nos conocemos de toda la vida con ellos“. Cristina había dicho en una entrevista que no ponía "las manos en el fuego” por De Vido. En esa misiva, redactada a mano con prosa rústica pero conceptos indudables, dijo que quien “pone las manos en el fuego se quema”. En otra carta, también furibunda, dijo que sabía que quien hizo “negociados” con el oficialismo para que el bloque de diputados K no lo defendiera en la sesión de su desafuero fue el ex gobernador de San Juan y hoy legislador José Luis Gioja, a quien le avisó que deberá ir a los Tribunales a explicar algunas de las obras públicas que se hicieron en su provincia durante el mandato K. De Vido está preso en la cárcel de Marcos Paz, donde comparte pabellón con el acusado de proxenetismo vip, Leandro Santos, y otros cinco detenidos más, como el posible testaferro del Pata Medina, de apellido Ohms. Minnicelli, “Lali”, dijo hoy en radio que los Kirchner no tuvieron con ellos una actitud digna ni humanitaria.

De total relevancia entre ellos.
Alessandra Minnicelli es la esposa de De Vido.
Apodada “Lali”, ex funcionaria de la SIGEN en tiempo en los que su marido gestionaba 107 mil millones de dólares sólo en obra pública, acaba de demostrarle a la ex presidente Cristina Fernández que sí, que es su familia, de forma indubitable los que se sienten traicionados por el modo en el que cayó preso “Julio”.
En un reportaje con el periodista Luis Novaresio, Minnicelli explicitó lo que el ex ministro de Planificación daba a entender casi del mismo modo en cartas escritas en su calabozo.
Después de decir que respetaba a la ex presidente “intelectualmente”, “Lali” sintetizó lo dicho por su marido en el género epistolar de debate peronista en el que fue vanguardia (ayer Amado Boudou también le envió una carta a Gabriel Mariotto, pero en tono amistoso).
En radio, Minnicelli dijo lo mismo que dice De Vido en prisión: “En estas circunstancias ha tenido un gesto inhumano hacia conmigo, hacia mi familia, somos muchos en la familia y nos conocemos de toda la vida con ellos“.
Cristina había dicho en una entrevista que no ponía “las manos en el fuego” por De Vido.
En esa misiva, redactada a mano con prosa rústica pero conceptos indudables, dijo que quien “pone las manos en el fuego se quema”.
En otra carta, también furibunda, dijo que sabía que quien hizo “negociados” con el oficialismo para que el bloque de diputados K no lo defendiera en la sesión de su desafuero fue el ex gobernador de San Juan y hoy legislador José Luis Gioja, a quien le avisó que deberá ir a los Tribunales a explicar algunas de las obras públicas que se hicieron en su provincia durante el mandato K. De Vido está preso en la cárcel de Marcos Paz, donde comparte pabellón con el acusado de proxenetismo vip, Leandro Santos, y otros cinco detenidos más, como el posible testaferro del Pata Medina, de apellido Ohms.
Minnicelli, “Lali”, dijo hoy en radio que los Kirchner no tuvieron con ellos una actitud digna ni humanitaria.

Tags