Argentina

Prisión preventiva para “la nueva Nahir Galarza”

Por su edad, la apodamos como la nueva Nahir Galarza. Cinco días después del crimen del filetero Miguel Quintana en su casa del barrio Cerrito y San Salvador de Mar del Plata, la Justicia de Garantías del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil dictó la prisión preventiva de la adolescente de 17 años acusada del homicidio del hombre de 57 y ordenó que siga alojada en un centro cerrado de la localidad de Merlo. Tras la audiencia se dispuso que finalicen los exámenes médicos y se la derive a otro centro cerrado para el tratamiento de su adicción a las drogas. De la audiencia a cargo de la jueza de Garantías Mariana Gulminelli en reemplazo de la jueza Patricia Gutierrez, participaron el fiscal Carlos Russo y el defensor oficial Juan Radino. En los próximos días se completarán los estudios solicitados por la fiscalía para confirmar el diagnóstico de una severa adicción a los estupefacientes que tiene la imputada de homicidio. Esa patología quedó al descubierto a partir de los dichos de sus padres, de la misma conducta de la joven desde el primer momento de su aprehensión y a partir de lo que fue su estilo de vida en los últimos meses. "Sufre una adicción importante por lo que la jueza dispuso que se arbitren los medios para encontrar una institución cerrada que permita su tratamiento mientras cumple con la prisión preventiva", agregaron las fuentes que recordaron que tampoco hay un establecimiento de esas características en la ciudad balnearia. En su versión exculpatoria la chica dijo que se defendió de una agresión, sin aclarar de qué tipo, con el cuchillo que tenía en su poder el filetero, aunque los vecinos de la víctima dijeron que el hombre hacía varias semanas intentaba evitar que la chica ingresara a su casa, aunque no aclararon el porqué de tanta agresividad entre la victima y la que se convirtió en su victimaria, ya que ella en ningún momento dijo que él haya intentado abusar sexualmente de ella. Nahir tiene 20 años y es la mujer más joven condenada a prisión perpetua por el crimen de su novio Fernando Pastorizzo. Cometido el 30 de diciembre de 2017.

Por su edad, la apodamos como la nueva Nahir Galarza.
Cinco días después del crimen del filetero Miguel Quintana en su casa del barrio Cerrito y San Salvador de Mar del Plata, la Justicia de Garantías del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil dictó la prisión preventiva de la adolescente de 17 años acusada del homicidio del hombre de 57 y ordenó que siga alojada en un centro cerrado de la localidad de Merlo.
Tras la audiencia se dispuso que finalicen los exámenes médicos y se la derive a otro centro cerrado para el tratamiento de su adicción a las drogas.
De la audiencia a cargo de la jueza de Garantías Mariana Gulminelli en reemplazo de la jueza Patricia Gutierrez, participaron el fiscal Carlos Russo y el defensor oficial Juan Radino.
En los próximos días se completarán los estudios solicitados por la fiscalía para confirmar el diagnóstico de una severa adicción a los estupefacientes que tiene la imputada de homicidio.
Esa patología quedó al descubierto a partir de los dichos de sus padres, de la misma conducta de la joven desde el primer momento de su aprehensión y a partir de lo que fue su estilo de vida en los últimos meses. “Sufre una adicción importante por lo que la jueza dispuso que se arbitren los medios para encontrar una institución cerrada que permita su tratamiento mientras cumple con la prisión preventiva”, agregaron las fuentes que recordaron que tampoco hay un establecimiento de esas características en la ciudad balnearia.
En su versión exculpatoria la chica dijo que se defendió de una agresión, sin aclarar de qué tipo, con el cuchillo que tenía en su poder el filetero, aunque los vecinos de la víctima dijeron que el hombre hacía varias semanas intentaba evitar que la chica ingresara a su casa, aunque no aclararon el porqué de tanta agresividad entre la victima y la que se convirtió en su victimaria, ya que ella en ningún momento dijo que él haya intentado abusar sexualmente de ella.
Nahir tiene 20 años y es la mujer más joven condenada a prisión perpetua por el crimen de su novio Fernando Pastorizzo.
Cometido el 30 de diciembre de 2017.