Peru

Vecinos afectados de Lima Este por fenómeno de El Niño Costero aún esperan ayuda

Sus casas siguen destruidas, tienen que caminar en medio de polvo, piedras y árboles que quedaron arrancados desde sus raíces tras las lluvias, huaicos y desbordes del río Rímac a causa del fenómeno de El Niño Costero hace ya 10 meses. Este es el caso de decenas de vecinos de Huarochirí, Chosica y Chaclacayo que aún esperan ayuda del gobierno. “Nos han olvidado” fue la frase común de los damnificados, quienes aún deben dormir en carpas. El temor crece día a día entre estas familias debido a que ya comenzó la temporada de lluvias en la sierra de Lima, lo que podría causar nuevos desbordes de ríos. Durante nuestro recorrido llegamos a los kilómetros 43 y 48 de la Carretera Central, en Huarochirí, donde en febrero de 2017 el río Hablador se desbordó y arrasó con viviendas y extensas áreas de terreno. Los más afectados fueron los vecinos de Cupiche, en el distrito de Ricardo Palma, en Huarochirí. Ellos lo perdieron todo en contados minutos. “Pese al paso de los meses, las zonas afectadas siguen sin ser atendidas por las autoridades. Otra de las zonas afectadas fue la localidad de Santa María Baja, en Chosica. El Ministerio de Vivienda informó recientemente que se han entregado bonos y módulos temporales de vivienda en diferentes zonas del distrito de Lurigancho Chosica.

Sus casas siguen destruidas, tienen que caminar en medio de polvo, piedras y árboles que quedaron arrancados desde sus raíces tras las lluvias, huaicos y desbordes del río Rímac a causa del fenómeno de El Niño Costero hace ya 10 meses.
Este es el caso de decenas de vecinos de Huarochirí, Chosica y Chaclacayo que aún esperan ayuda del gobierno.
“Nos han olvidado” fue la frase común de los damnificados, quienes aún deben dormir en carpas.
El temor crece día a día entre estas familias debido a que ya comenzó la temporada de lluvias en la sierra de Lima, lo que podría causar nuevos desbordes de ríos.
Durante nuestro recorrido llegamos a los kilómetros 43 y 48 de la Carretera Central, en Huarochirí, donde en febrero de 2017 el río Hablador se desbordó y arrasó con viviendas y extensas áreas de terreno.
Los más afectados fueron los vecinos de Cupiche, en el distrito de Ricardo Palma, en Huarochirí.
Ellos lo perdieron todo en contados minutos.
“Pese al paso de los meses, las zonas afectadas siguen sin ser atendidas por las autoridades.
Otra de las zonas afectadas fue la localidad de Santa María Baja, en Chosica.
El Ministerio de Vivienda informó recientemente que se han entregado bonos y módulos temporales de vivienda en diferentes zonas del distrito de Lurigancho Chosica.